Sobre la reforma constitucional: Es a los ciudadanos a quién hay que consultar


La reforma constitucional exprés pactada por Zapatero y Rajoy plantea dos temas serios de reflexión.  Uno sobre el contenido de la reforma. Otro sobre la forma. Sobre la cuestión del contenido el tema a considerar es que se trata de una medida de política económica que precisa ser analizada de forma no simplista: no se trata simplemente de estar a favor o en contra de gastar menos de lo que se ingresa, de equilibrio presupuestario. Lo argumentan muy bien Josep Borrel en Público y Juan Torres.  Los gastos que se corresponden a inversiones tienen efectos a largo plazo y pueden producir desequilibrios presupuestarios a corto plazo. Pero sin esas inversiones las empresas no funcionarían. ¿Se le ocurre a alguien que una empresa podría estatutariamente limitar la posibilidad de desequilibrio presupuestario? Se haría el harikiri a largo plazo. Pues eso es el efecto que tendrá esta medida. Hay inversiones públicas que tienes beneficios sociales a largo plazo y que por tanto requieren financiarse recurriendo al crédito, algo que ahora parece simplistamente condenado. En situaciones como la actual, en que la crisis tiene origen financiero y ha provocado estancamiento y recesión, limitar la capacidad de endeudamiento para impulsar la economía es algo que debiera estar sujeto al juego de las ideas sobre política económica.

Esto enlaza con la segunda cuestión. La de la forma. Y esta a su vez tiene al menos dos aspectos sobre los que creo que merece la pena reflexionar. El primero es el que señala en su  artículo  Carlos Martínez publicado en la página de ATTAC y que coincide con lo que muchos venimos diciendo (vease el ensayo incluido en mi relato ABAYUBÁ). La crisis está siendo aprovechada por los gobiernos europeos como oportunidad para introducir las políticas del consenso de Lisboa, que se plasmaron en el fallido proyecto de “Constitución Europea”. Proyecto que pretendió elevar las políticas neoliberales al rango de Constitución. Fracasado ese intento, ahora se tratan de introducir esas políticas en las constituciones nacionales, como es el caso de la pactada reforma de la Constitución Española. (vease también la entrevista a Vicenc Navarro en El Pais) De este modo se trata de dar una vuelta de tuerca más al estrecho margen en el que se mueven las políticas económicas, limitando el democrático juego de ideas. No es sorprendente que esta medida obtenga el consenso del bipartidismo. Ambos partidos, y sus correlegionarios europeos ya estuvieron de acuerdo en defender la Constitución Europea.

Esto nos lleva a la segunda cuestión formal, que para mí es de especial importancia. ¿A quién hay que consultar para hacer una reforma constitucional? Esto es algo que está en el núcleo de lo que pone de manifiesto el movimiento del 15-M

La sociedad española ha despertado, ha tomado conciencia y está denunciando lo que ahora escenifican Zapatero y Rajoy: que no nos representan. Que no tienen nuestro mandato para cambiar la constitución, que es a los ciudadanos a quién hay que consultar y no a los mercados y sus portavoces.  Y ese movimiento ha hecho posible que la iniciativa de de actuable solicitando firmas para una consulta popular esté difundiéndose rápidamente. Más grave que la crisis económica es la crisis de legitimad política que nuestros gobernantes, con sus acciones, están provocando. No hay democracia si gobiernan los mercados. No hay democracia si no hay margen para otras políticas económicas diferentes que las neoliberales, que por otra parte, se han demostrado sustentadas en principios falsos (la autorregulación de los mercados), han provocado esta crisis, introducen crecientes e injustificables diferencias sociales  y sólo producen mayor estancamiento económico, mayor precariedad, menor protección social y más desempleo.

Acerca de estebandemanueljerez
Candidato por Equo a las elecciones municipales de mayo Sevilla 2015. Soy profesor de la Escuela de Arquitectura de Sevilla desde 1990. Estoy convencido del potencial que tiene la educación tanto para el desarrollo personal como para la transformación social y lo vengo practicando a través de proyectos de innovación que implican a estudiantes y profesores en problemas reales de la ciudad, trabajando con los ciudadanos para hacer afrontarlos. Así hemos colaborado con asociaciones de vecinos de La Bachillera, El Cerro del Águila, Su Eminencia, Padre Pío, San Luis-Alameda, Pajaritos,... (en Sevilla) y Jnane Aztout (Larache) para mejorar sus barrios con criterios de sostenibilidad económica, social y ambiental. He puesto en marcha con otros compañeros asignaturas como Hábitat y Desarrollo, el Máster en Gestión Social del Hábitat y la Revista Hábitat y Sociedad. Dirijo el grupo de investigación ADICI (Aula Digital de la Ciudad). Soy miembro de Universidad y Compromiso Social y del Colectivo Universidad frente a la Crisis.

One Response to Sobre la reforma constitucional: Es a los ciudadanos a quién hay que consultar

  1. Periquillo de los Palotes dice:

    En primer lugar no es necesario un referéndum para este tipo de modificación de la Constitución y así está recogido en ella. Puede ser conveniente, pero no es necesario. Es más, si se hiciese estoy convencido de que saldría una gran mayoría que apoya la reforma.

    Cuando se habla en este artículo del bipartidismo que no nos representa… me gustaría hacer una apreciación. Estos dos partidos representan más o menos a un 90% de la población -no entro en la discusión de que un partido de una comunidad pueda estar presente a nivel nacional, ni que el voto de un catalán pueda contar más que el de, por ejemplo, un andaluz -. Y a ver a que porcentaje representan después del 20N, adelanto que va a ser similar.

    En cuanto a la reforma en sí. Es evidente que no siempre se puede gastar más de lo que se gana. Ni el gobierno, ni una empresa, ni una familia puede hacerlo… y menos aún en la situación actual. Es cierto que se hace tarde, mal, con prisas y por orden del BCE pero lo peor es que no es suficiente, hay que cambiar algo más en la Constitución para que no nos hundamos en este país que cual Titanic va hacia el iceberg mientras baila al son de la música de una banda que no para de tocar hasta que le llega el agua al cuello. El problema es que si un empresario quiebra una empresa puede hasta ir a al cárcer, si a un arquitecto -por poner…- se le cae una casa no queda totalmente impune, pero si un político gestiona mal un dinero, que ni es suyo, sale de rositas…

    En cuanto al 15M, no quiero ni comentar en que se ha transformado… Empezó como un movimiento “social” en contra del sistema y se ha transformado en un grupo de gente de cultura dudosa -no hago gala de la palabra perro ni de la palabra flauta- que no va contra el sistema, va contra quien quiere que vayan el marionetista que los dirije como a borregos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: