¿cómo lo hacemos? (una estrategia alternativa… parte III)


No somos suficientemente conscientes de que tenemos una rica iniciativa social trabajando activamente en defensa de los derechos humanos y de los animales, de la igualdad, de la defensa del medio ambiente, de la lucha contra la pobreza y la exclusión social, de la cooperación internacional al desarrollo, de la reforma pedagógica y la innovación educativa, de la promoción de una educación, una investigación y una economía en favor del bien común, de la promoción de la cultura y las actividades artísticas, la conservación viva de nuestras tradiciones. Una iniciativa que defiende nuestros paisajes y nuestro patrimonio, que promueve una cultura de los cuidados,  las ciudades en transición, el decrecimiento socialmente sostenible, el comercio justo, los circuitos cortos de comercialización.

Tenemos una sociedad que por todas partes está creando alternativas. Y una sociedad que hace que las cosas funcionen día a día pese los problemas que tenemos por resolver. Es preciso valorar y apoyar a nuestros investigadores y desarrolladores de nuevas tecnologías, a nuestros autónomos y pequeños y medianos empresarios, a nuestros agricultores y ganaderos, a nuestros pescadores, a nuestros productores ecológicos, que son líderes en Europa, a nuestras cooperativas de producción y consumo, a nuestros artesanos y artistas. Tenemos que poner en valor el trabajo de nuestros empleados públicos de salud, educación, bienestar e igualdad social, a quiénes trabajan en la administración pública. Nuestros técnicos y profesionales son imprescindibles para asesorar las iniciativas sociales y la transición hacia una economía sostenible.

No somos suficientemente conscientes de la creatividad y el buen hacer de la sociedad. Estas iniciativas innovadoras y el trabajo cotidiano de todos no ocupan los lugares privilegiados en las noticias. Pero es lo que hace que la sociedad funcione y que estemos construyendo los cimientos una sociedad más humana y más sabia, capaz de resolver la ecuación de que los recursos generosos que nos aporta la Tierra alcancen para satisfacer las necesidades humanas de toda la población de nuestro planeta, sin exclusión y sin acumulaciones escandalosas de riqueza y poder.

Para ello tenemos que conseguir que nuestros ahorros, nuestro sol, nuestra tierra fértil, nuestra riqueza patrimonial y cultural, nosotros mismos, seamos activos puestos en juego para hacer de Andalucía una comunidad próspera, equitativa, en equilibrio con la naturaleza, participativa, solidaria, abierta al mundo. Para que nuestros sueños se hagan realidad, es necesario que nos organicemos y reinventemosla polis. Porque sólo desde la polis podemos organizar las cosas de otro modo. Así lo entendieron los griegos que en Atenas inventaronla democracia. Y nos toca ahora innovar fórmulas, como las que apunta la iniciativa democracia 4.0, que nos permitan construir en Andalucía una de las democracias más avanzadas del mundo. Sólo sintiéndonos todos partícipes de los debates y las decisisiones será posible emprender el cambio de vía.

Estamos asistiendo, vamos a ser protagonistas, del alumbramiento de una nueva civilización. Para ello el papel de la educación es fundamental, la formal, la que se imparte en nuestros centros educativos, y la informal, la de los medios de comunicación y el conjunto de la sociedad. Toda la sociedad es educadora en uno u otro sentido. Necesitamos que nuestra educación se oriente en el sentido de tomar conciencia de la naturaleza de nuestros problemas y de asumir la responsabilidad compartida que todos tenemos para afrontarlos.

Para que todo lo que queremos, la utopía que nos guía, vaya siendo posible, tenemos que ir paso a paso, tomando conciencia de las prioridades, atendiendo a las urgencias del presente mientras caminamos hacia el futuro.

Tenemos dos vías ante nosotros que nos ponen en una encrucijada. La vía neoliberal nos lleva de círculo vicioso en círculo vicioso, de crisis en crisis hacia el desastre, hacia la barbarie. Porque en un planeta finito, hipercompetitivo, en el que todos queremos producir y consumir más sin límites, la única salida es la lucha de todos contra todos por unos recursos crecientemente escasos, con una desigualdad social creciente y continuas crisis ecológicas y ambientales. La respuesta cortoplacista y ciega nos empuja en esa dirección como la única posible y realista. No podemos permitirnos seguir alimentando ese círculo vicioso.

La vía eco-lógica requiere romper el círculo vicioso y convertirlo en virtuoso. Para ello precisamos crear una expresión política que represente a quiénes están creando alternativas, que las estimule y las ayude a crecer. Tenemos que apoyar los proyectos que hoy son minoritarios pero que están construyendo caminos que toda la sociedad podrá transitar. Es una vía que empieza tomando conciencia, como en el cuento, de que la verdad del emperador es una mentira. El emperador está desnudo. Esta vía, como nos señala Morin precisa que se articule en red. Y como nos señaló Ramón Fernández Durán en su testamento político, precisa de que trabajemos simultáneamente desde la iniciativa social y desde las instituciones de representación democrática.

Veo difícil, pero no imposible, que los partidos socialdemócratas hagan un ejercicio interno de autocrítica que les permita alejarse de la vía neoliberal que nos lleva al desastre. Es la tarea de sus bases sociales que tendrán que promover el cambio en sus partidos desde dentro. También la base social de la Izquierda Unida tendrá que realizar un análisis de autocrítica que les permita participar en un proyecto más amplio de cambio de civilización. Tengo un profundo respeto por todo aquél que se toma la polis en serio, desde dentro o desde fuera de un partido político. Esta última fue mi opción en los últimos 25 años. La toma de conciencia de la encrucijada histórica en la que nos encontramos me llevó a plantearme que mi lugar ahora está en intentar apoyar el cambio de civilización desde las instituciones. Ambos frentes de trabajo son necesarios y complementarios. El cambio siempre va de la sociedad haciala polis. Pero es preciso que sea apoyado desdela polis. Ese es mi compromiso actual. Para lo cual he dado el paso de entrar en un proyecto político que me parece necesario, el de Equo, que ha surgido en el momento oportuno y con el discurso oportuno para ser catalizador de esta alternativa. Con una actitud de diálogo y respeto con todos, desde la crítica y la defensa de nuestros planteamientos.

Equo es un partido que refleja muy bien la diversidad de quiénes buscamos alternativas. Es un partido que practica la democracia participativa y que elige a quiénes nos representan con listas abiertas. Nuestra base social ha querido que nuestras candidaturas en Andalucía estén encabezadas por seis mujeres y dos  hombres. Y nuestras listas son cremallera. Equo es un partido muy atractivo a los jóvenes y en el que están dando sus primeros pasos en política de partido algunos de nuestros mayores. Es un partido dónde la mujer tiene igualdad real de participación. Es un partido dónde conviven los partidos verdes que en él se han integrado con ex militantes del partido socialista y de IU, entre otras opciones. Dónde se sienten cómodos quiénes se proclaman de la tradición de la izquierda y quiénes pensamos que el cambio de civilización que preconizamos transciende las categorías de derecha y de izquierda tradicionales, que precisa conjugar la  conservación yla transformación. Estavía alternativa tiene que construirse con un amplio consenso social, con acercamiento de una gran diversidad de sensibilidades, bajo el denominador de la búsqueda del bien común, del cumplimiento efectivo de los derechos humanos y de los principios suscritos en la Carta dela Tierra. Esees nuestro compromiso. Me siento muy honrado y orgulloso de haber recibido la confianza de nuestros socios y simpatizantes para encabezar la lista como candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía. Y en su nombre voy a pediros vuestro apoyo para que la vía alternativa que preconizamos empiece a ser impulsada desde el parlamento andaluz.

Acerca de estebandemanueljerez
Candidato por Equo a las elecciones municipales de mayo Sevilla 2015. Soy profesor de la Escuela de Arquitectura de Sevilla desde 1990. Estoy convencido del potencial que tiene la educación tanto para el desarrollo personal como para la transformación social y lo vengo practicando a través de proyectos de innovación que implican a estudiantes y profesores en problemas reales de la ciudad, trabajando con los ciudadanos para hacer afrontarlos. Así hemos colaborado con asociaciones de vecinos de La Bachillera, El Cerro del Águila, Su Eminencia, Padre Pío, San Luis-Alameda, Pajaritos,... (en Sevilla) y Jnane Aztout (Larache) para mejorar sus barrios con criterios de sostenibilidad económica, social y ambiental. He puesto en marcha con otros compañeros asignaturas como Hábitat y Desarrollo, el Máster en Gestión Social del Hábitat y la Revista Hábitat y Sociedad. Dirijo el grupo de investigación ADICI (Aula Digital de la Ciudad). Soy miembro de Universidad y Compromiso Social y del Colectivo Universidad frente a la Crisis.

One Response to ¿cómo lo hacemos? (una estrategia alternativa… parte III)

  1. Pingback: Campaña del 25-M en Andalucía y Asturias | Equo Huesca

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: