De la política como sarcasmo a la oportunidad de una política alternativa. A propósito del banco malo


Conforma va pasando el verano y nos vamos alejando de aquél fin de semana en que Rajoy, asistiendo al palco de la Eurocopa para animar a los nuestros, nos anunciara la buena noticia de la concesión de un préstamo por valor de 100.000 millones de euros, sin condiciones, para solventar los problemas de los bancos, vamos conociendo los detalles de esas “no condiciones”.  La creación de un banco malo que endose al estado, en forma de incremento de la deuda pública, todos los valores inmobiliarios que están en poder de los bancos (suelo y promociones sin vender)  y los préstamos de dudoso cobro es una de las condiciones que impone Europa para el rescate bancario. Según datos publicados el 19 de agosto en la sección de economía de El Pais los bancos acumulan 85.000 millones en pisos, solares y promociones y otros 100.000 millones en préstamos dudosos o con riesgo de impago. Es decir, que para que los bancos españoles reciban ayudas públicas procedentes de Europa deben transferir a un banco malo de gestión pública, a cargo del Estado Español, todo aquello que no pueden vender por su valor de compra y que por tanto pone en riesgo su viabilidad y su atractivo para los inversores. Así los bancos serán atractivos y solventes y el problema se traspasa al estado, es decir a todos. Para resolver el problema de unos bancos que fueron pésimos gestores de sus fondos, contribuyendo a inflar la burbuja inmobiliaria que luego les estalló en la cara y que se han convertido en la mayor inmobiliaria del pais, al ejecutar las  hipotecas impagadas, para ayudar a unos bancos que han demostrado sobradamente no saber cumplir su función social arrastrando con su caída  a toda la sociedad, ahora nos dicen que es necesario que todos nos hagamos cargo de los platos rotos. Quiénes por ideología nos obligaron a acabar con la banca pública, a privatizar en  el Banco Hipotecario, no tienen inconveniente ideológico en crear ahora un banco público malo, con los deshechos que no quieren los bancos. Así, el estado español, que por las políticas de vivienda neoliberales impulsadas por los sucesivos gobiernos de España desde la época de Felipe González, carece prácticamente de vivienda pública en alquiler (sólo el 1% de las viviendas de España frente a paises de Europa en que llega al 40% como Alemania), se convertirá ahora en una gigantesca inmobiliaria y no precisamente para resolver el problema de la vivienda de los deshauciados sino el problema de los bancos. Se quedará las viviendas que nadie quiere, con promociones de segunda residencia en la playa o con  promociones como la del pocero en medio de la nada. Y nos quedarmos con suelos y más suelos clasificados como urbanizables y que no necesitamos construir porque ya hemos construido más de lo que nunca vamos a necesitar y cuyo valor nunca recuperaremos. Es el sarcasmo de la política del PPSOE, corresponsable, junto con los bancos, de la burbuja inmobiliaria que nos ha llevado a la crisis actual. Y es un sarcasmo también que los medios de comunicación consideren como inevitable la creación de este banco malo hecho a la medida de los bancos.

Hay un consenso en torno a ese estatus quo que efectivamente lo hará inevitable mientras los ciudadanos españoles no decidamos decir basta y emprender el camino de los ciudadanos islandeses. Negarnos a asumir la deuda de los bancos, exigir la dimisión del gobierno e iniciar un proceso constituyente que nos permita tomar a la ciudadanía de a pie las riendas de la política. La iniciativa de convocar a los ciudadanos para ocupar simbólicamente el congreso el 25 S y pedir la dimisión del gobierno y el inicio de un proceso consituyente hacia una democracia real puede ser el detonante del cambio de rumbo que necesitamos. Depende de nosotros seguir quejándonos o tomar las riendas del cambio de una política que clama al corazón por su injusticia y a la razón por insultar nuestra inteligencia.

Las cosas pueden ser de otra manera si ponemos en el centro la satisfacción de las necesidades sociales, si hacemos política para el 99% y no para el 1% como viene siendo hasta ahora. Y sí, necesitamos un banco público gestionado socialmente para impulsar la transición de la economía productiva hacia la sostenibilidad ambiental creando y repartiendo empleo. Y sí, necesitamos gestionar públicamente las viviendas vacías de los bancos para ponerlas a disposición de la sociedad mediante alquiler social, realizando una expropiación de su uso sin necesidad de comprarlas a los bancos. Necesitamos hacer política de humanidad y no política para los banqueros. Y para eso necesitamos un proceso constituyente que garantice una democracia avanzada, verdaderamente representativa y participativa. No nos valen las reglas de juego actuales que están diseñadas para que se alternen en el poder los dos partidos que nos han llevado a esta situación y que están de acuerdo en señalar como su principal enemigo a quiénes queremos reiniciar la democracia en España e impulsar una nueva transición.

Creo que la situación actual, de excepción, requiere respuestas de excepción, porque de no hacerlo las posibilidades de hacer política alternativa van a quedar comprometidas durante al menos la próxima década o década y media, que van a ser claves para poner los cimientos de la economía post-fósil. Y eso no nos lo podemos permitir. El sufrimiento social que estas políticas están produciendo y van a seguir produciendo no nos lo podemos permitir. El gobierno está aplicando un programa de gobierno diseñado a medida de los bancos como un guante, por decreto, que nada tiene que ver con su programa electoral y por tanto está desligitimado y es legítimo pedir dentro y fuera del parlamento su dimisión.
Y salida excepcional de referencia la tenemos, la islandesa, en la que sigue funcionando un parlamento y un gobierno democrático del que forman  parte los verdes. Discrepo de quiénes consideran que no es válido como referencia para España. En Islandia forzaron la dimisión del gobierno y la convocatoria de elecciones y pusieron en marcha un proceso constituyente. Esa es la estrategia de los convocantes del 25-S que da un paso de concreción necesaria en los objetivos de la que carecía el 15-M. Muchas asambleas del 15-M se están adhieriendo y políticos como Llamazares o Gordillo la han respaldado. Precisamente pienso que es importante que políticos y partidos políticos que como Equo están fuera del congreso, por unas reglas de juego electoral diseñadas para hacer muy difícil entrar a formaciones nuevas, y que abanderan el re-inicio de la democracia respalden esta petición.

Acerca de estebandemanueljerez
Candidato por Equo a las elecciones municipales de mayo Sevilla 2015. Soy profesor de la Escuela de Arquitectura de Sevilla desde 1990. Estoy convencido del potencial que tiene la educación tanto para el desarrollo personal como para la transformación social y lo vengo practicando a través de proyectos de innovación que implican a estudiantes y profesores en problemas reales de la ciudad, trabajando con los ciudadanos para hacer afrontarlos. Así hemos colaborado con asociaciones de vecinos de La Bachillera, El Cerro del Águila, Su Eminencia, Padre Pío, San Luis-Alameda, Pajaritos,... (en Sevilla) y Jnane Aztout (Larache) para mejorar sus barrios con criterios de sostenibilidad económica, social y ambiental. He puesto en marcha con otros compañeros asignaturas como Hábitat y Desarrollo, el Máster en Gestión Social del Hábitat y la Revista Hábitat y Sociedad. Dirijo el grupo de investigación ADICI (Aula Digital de la Ciudad). Soy miembro de Universidad y Compromiso Social y del Colectivo Universidad frente a la Crisis.

4 Responses to De la política como sarcasmo a la oportunidad de una política alternativa. A propósito del banco malo

  1. Querido Esteban:
    Te felicito por la claridad con que expones la situacion; desde luego no son tiempos de medias tintas,quizas porque aqui en el sur somos pobres;si somos pobres no podemos aguantar otro atraso mas,al que este gobierno; irresponsable e ilegitimamente nos lleva.¡¡Ya esta bien!!
    Maria Merello Arvilla
    gracias

  2. Coincido contigo plenamente en el análisis que haces del banco malo, pero tengo el corazón dividido en cuanto al apoyo al 25S. No veo claras las alternativas a lo que se propone. Creo que participaré a nivel personal, de todas formas.
    Gracias por escribir las cosas tan claritas

  3. Pingback: letras emergentes

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: