Sobre la ineludible reforma fiscal


images

Chirigota Las Verdades del banquero

Ayer asistí a la mesa redonda organizada por Attac Andalucía con el título de la ineludible reforma fiscal. Allí se aportaron ideas y conceptos imprescindibles para una gestión social de la crisis, incrementando los ingresos del estado en lugar de recortando el gasto público. Ideas y conceptos que sólo precisan de voluntad política para aplicarse, algo de lo que han carecido los gobiernos del PSOE y del PP. Ideas que permitirían que nuestro sistema tributario responda a lo que pide la constitución: que sea progresivo, redistributivo y que se aplique por igual a toda la ciudadanía. Un dato me resultó especialmente revelador.

En España hay 47.000 millones de euros en billetes de 500 € y esta cifra supone el 70% del dinero puesto en circulación por el Banco de España. ¿Dónde están esos billetes? Los gaditanos de la chirigota La Verdad del Banquero lo tienen claro. Recomiendo poner de fondo su música para que el nivel de indignación que pueda provocaros la lectura de este artículo no exceda los límites tolerables para la salud. 

Nuestro sistema tributario actual, en cambio, está diseñado a la medida del poder económico que impone su criterio para crear paraísos fiscales interiores (SICAV), bajísimos impuestos y deducciones a la carta para las sociedades, trato de favor a las rentas del capital frente a las del trabajo, exenciones a las empresas familiares (PRISA, INDITEX, FCC,…), sumisión a las normas contables de las multinacionales de las auditorías, incremento de los impuestos indirectos y reducción de los directos, tipo máximo reducido, amnistías fiscales (1984 por el PSOE, 1991 por el PSOE, 2012 por PP) y un largo etc que no incluyo aquí por no abrumar y aburrir. Nuestra política fiscal está inspirada en principios conservadores transmitidos por las universidades y los medios de comunicación que priorizan la idea de que la economía es más eficiente si los impuestos a los ricos son reducidos para lo cual sacrifican el principio de equidad. Y estos principios los han compartido los sucesivos responsables de economía y hacienda de los gobiernos PPSOE.

España es uno de los países de Europa con mayor tasa de fraude fiscal y de economía sumergida. Estudios europeos y del sindicato de técnicos de Hacienda (GESTHA) coinciden en situar la economía sumergida entre el 20 y el 25% del P.I.B y no es casualidad que gastemos menos de  la mitad que Alemania o Francia, países de reducido fraude fiscal. La presión fiscal europea media es del 40% frente al 32% de la española. Y los españoles, según las encuestas, hemos aprendido, con la crisis, que preferimos pagar más impuestos y que los impuestos deben ser justos y equitativos para mantener nuestros servicios públicos de salud y educación. España ha bajado con gobiernos del PSOE y del PP la presión fiscal en un 6%. El gobierno de Zapatero defendió como progresista la reducción de los impuestos directos y el incremento de los indirectos!!!! Si España lograra situar la presión fiscal en los porcentajes europeos el estado ingresaría 80.000 millones de euros al año que serían suficientes para mantener los servicios públicos y hacer frente a la deuda (32.000 millones de euros/año).

La mesa redonda organizada por Attac me transmitió dos ideas claras: tenemos un modelo fiscal heredado de la transición (1977) obsoleto. Precisa una reforma en profundidad. No está adaptado al modelo territorial descentralizado y ello origina la dependencia e insuficiencia de recursos de las comunidades autónomas. Carece de progresividad, de capacidad redistributiva y de igualdad. Carece de herramientas y recursos para perseguir el fraude y no se plantea como objetivo perseguir el gran fraude.

Y, lo que es más importante, hay medidas viables, aplicadas en muchos casos en los países de nuestro entorno, que podemos tomar en beneficio de la mayoría social. Es preciso incrementar la presión fiscal a las rentas más altas, dotar de medios y cambiar las prioridades a la inspección fiscal para orientarla hacia la persecución de las grandes bolsas de fraude, luchar coordinadamente contra los paraísos fiscales y eliminar las medidas que permiten esos paraísos fiscales interiores (tributación de las S.I.C.A.V.), dar el mismo tratamiento a las rentas del capital que a las del trabajo, imponer impuestos a las transacciones financieras especulativas.

Con un sistema tributario justo y progresivo, con medios para luchar contra el fraude, con un carácter verdaderamente redistributivo de rentas de nuestro régimen fiscal, las políticas sociales y los servicios públicos son sostenibles. Con el sistema tributario actual no. La conclusión es clara. No necesitamos recortes, necesitamos impuestos justos. 

Acerca de estebandemanueljerez
Candidato por Equo a las elecciones municipales de mayo Sevilla 2015. Soy profesor de la Escuela de Arquitectura de Sevilla desde 1990. Estoy convencido del potencial que tiene la educación tanto para el desarrollo personal como para la transformación social y lo vengo practicando a través de proyectos de innovación que implican a estudiantes y profesores en problemas reales de la ciudad, trabajando con los ciudadanos para hacer afrontarlos. Así hemos colaborado con asociaciones de vecinos de La Bachillera, El Cerro del Águila, Su Eminencia, Padre Pío, San Luis-Alameda, Pajaritos,... (en Sevilla) y Jnane Aztout (Larache) para mejorar sus barrios con criterios de sostenibilidad económica, social y ambiental. He puesto en marcha con otros compañeros asignaturas como Hábitat y Desarrollo, el Máster en Gestión Social del Hábitat y la Revista Hábitat y Sociedad. Dirijo el grupo de investigación ADICI (Aula Digital de la Ciudad). Soy miembro de Universidad y Compromiso Social y del Colectivo Universidad frente a la Crisis.

2 Responses to Sobre la ineludible reforma fiscal

  1. Grande, Esteban!! Imagino que estarás al tanto del “método” ‘Partido X, el Partido del Futuro’. Creo que Equo debería ir posicionándose para ir adaptando dicho método. Equo es el único partido surgido desde abajo, y encaja perfectamente en la filosofía del Partido X: democracia y punto, y sus implicaciones a corto, medio y largo plazo. Es la hora de la ciudadanía, es nuestra hora. Un saludo!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: