¿Qué nos jugamos en las próximas elecciones europeas?


Esta es una pregunta que exige que nos paremos a reflexionar de forma individual y colectiva porque nos jugamos mucho. Es una pregunta con la que llamo a iniciar urgentemente un debate abierto y amplio sobre la estrategia de Equo ante las próximas elecciones europea. Es un debate que tenemos que hacer como parte activa de la sociedad, porque Europa, otra Europa, es necesaria para recuperar la confianza en el futuro. La que ahora tenemos es parte fundamental del problema. De ella emanan las políticas que están destruyendo las bases de nuestra cohesión social, en beneficio de bancos, oligopolios y grandes conglomerados internacionales. Como partido tenemos que reflexionar sobre cómo podemos contribuir mejor a cambiar Europa. Si acertamos a hacerlo daremos un gran paso en la consolidación del proyecto de la Ecología Política en España. Tengo la convicción de que en estas elecciones Equo puede jugar un papel clave como catalizador de una respuesta audaz, a la altura de los retos que nos plantean estas elecciones. Y que en la medida de que acertemos a jugarlo saldremos fortalecidos como organización. Para ello es preciso entender que no nos encontramos frente a unas elecciones europeas más, en la que es suficiente con elaborar un buen programa, elegir buenos candidatos por primarias y lograr algún tipo de coalición que ponga a nuestro alcance la consecución de un diputado.

Las elecciones europeas son sin duda las que, hasta ahora, menos han atraído a las urnas a las ciudadanas y ciudadanos españoles. Tienen un índice de participación muy bajo. Sin embargo, esta crisis nos ha enseñado, que la actual construcción europea y sus órganos de gobierno, no están puestas al servicio de las personas, sino de los grandes bancos y conglomerados empresariales. La famosa Troika, con el FMI, el BCE europeo y la Comisión Europea, han puesto en marcha las políticas económicas de recortes de derechos y privatización de servicios públicos, que luego aplican los gobiernos estatales y autonómicos. Y han gestionado la crisis de la deuda pública, como un mecanismo de transferencia de fondos públicos a los bancos privados para recapitalizarlos a nuestra costa. Si hemos aprendido esto, la consecuencia lógica debería ser tomarse las próximas elecciones muy en serio. Por lo tanto, existe una razón potencial capaz de movilizar a la ciudadanía si se crea el instrumento adecuado.

El Partido Verde Europeo, en el manifiesto que ha elaborado para iniciar el debate sobre Europa, declara que es preciso construir alianzas para lograr un nuevo marco institucional europeo. El objetivo de estas alianzas lo expresa así de contudentemente: “Deberíamos propiciar una Asamblea Constituyente elegida por sufragio directo que implique a los ciudadanos desde el principio del proceso. Los ciudadanos de la UE deberían ratificar el nuevo tratado a través de un referéndum europeo… Tenemos de hacer de este debate el corazón de la Campaña de elecciones al Parlamento Europeo 2014”. El Partido Verde Europeo se toma tan en serio esta afirmación que en su manifiesto dice «Esto es esencial para poner en práctica el Green New Deal, nuestro proyecto económico que asegura la prosperidad y el bienestar para todos y todas, en todo el planeta y para todas las generaciones, reduciendo las desigualdades, dentro y entre sociedades, y reconciliando nuestros estilos de vida – la forma en que vivimos, producimos y consumimos -, con los límites físicos de nuestro planeta. La reconversión ecológica de la economía y de la sociedad europeas sólo puede producirse dentro de un marco institucional democrático y transparente». Esta formulación está alineada con el proyecto de Reiniciar la Democracia que Equo acordó poner en marcha en febrero. La situación de profundo malestar que vivimos en España nos da a su vez la oportunidad y la responsabilidad de convertir las elecciones europeas en un plebiscito para el cambio.

Para trabajar en el objetivo de construir una democracia real a escala europea, tendremos que responder a varias preguntas. ¿Cómo hacer una alianza capaz de generar la energía social necesaria como para barrer, en las urnas, la vieja Europa de la Troika y reclamar la Europa de las ciudadanas y ciudadanos? ¿Qué propuestas, tanto de forma como de contenido, necesitamos elaborar para movilizar a la ciudadanía para conseguirlas? ¿Cómo hacerlo de forma que las ciudadanas y ciudadanos se sientan llamados a impulsar ese cambio desde el inicio? ¿Qué tipo de alianza puede conculcar estas energías?

Las preguntas no son fáciles de responder. Y además nos encontramos con una dificultad. Partimos de una situación de descrédito y pérdida de credibilidad que afecta a los partidos políticos que han ejercido el poder y que se extiende peligrosamente hacia el conjunto de los partidos y de la propia política. Para recuperar la confianza necesitamos nuevas formas de ejercer la política, transparente, abierta, participativa, cooperativa. Y eso es lo que estamos haciendo en Equo. Iniciativas de democracia directa usando plataformas virtuales, como Congreso Transparente, los procesos de primarias abiertas a la ciudadanía, los espacios de trabajo cooperativo en la equomunidad virtual y los laboratorios de ideas, el trabajo que estamos haciendo junto a mareas ciudadanas, organizaciones sociales y asambleas ciudadanas, contribuyen a hacer visible que otra forma de hacer política, con la ciudadanía, es posible.

La ciudadanía demanda que los partidos se abran, que desbloqueen sus listas, que se democraticen, que sean transparentes, y sobre todo, que representen el interés común, que se alineen con sus intereses y no con los de los mercados financieros y los oligopolios. Ante la crisis de representatividad y de confianza de partidos y sindicatos mayoritarios, la sociedad se ha autoconvocado el 15M, ha creado mareas ciudadanas, iniciativas como la P.A.H., Stop Desahucios o la Plataforma por la Renta Básica. Y ahora, empieza a organizarse para dar un paso más y, sin dejar la movilización en la calle, proponerse como objetivo crear candidaturas ciudadanas para cambiar las reglas de juego desde las instituciones. Están surgiendo por toda la geografía y están buscando la confluencia. Quiénes nos hemos sumado al proyecto de Equo nos movemos como peces en el agua en las asambleas ciudadanas porque entendemos de igual manera la forma de hacer política. Y compartimos con estos espacios el recelo hacia organizaciones controladas por la vieja política con sus aparatos burocráticos, impermeables a procesos de primarias abiertas. ¿Si esta candidatura ciudadana de unidad logra concretarse, qué posición vamos a tomar respecto a ella? ¿No nos vamos a sumar? Si decidimos sumarnos encontraremos la forma de hacerlo. Estas candidaturas tienen un único objetivo: cambiar las reglas de juego. Por ello van a adoptar la forma de Agrupación de electores. Una vez cambiadas y creadas las condiciones para una verdadera democracia, dónde la ciudadanía tenga capacidad de decisión sobre las grandes leyes que le afectan, los partidos como Equo tendremos el marco de juego adecuado para desarrollar nuestro programa de transformación a largo plazo.

Creo que sería una gran noticia y una esperanza para la sociedad que esto fuera posible. Una candidatura así tiene el potencial de movilización que hoy no tienen los partidos ni las coaliciones de partidos. Estamos  trabajando en esa dirección desde la Asamblea de Sevilla. En cualquier caso no es el único escenario posible, ni depende fundamentalmente de nosotros y nosotras que sea posible. Equo está trabajando en varios escenarios de coalición con otros partidos, pero, ¿con qué finalidad? ¿Con qué criterios? ¿con qué forma? Tenemos que conservar, potenciar y activar nuestro capital de ideas y de nuevas formas. ¿Cómo? Es el momento de hacer gran política. Y sólo podremos hacer gran política con un gran y amplio debate dentro de Equo que aún no se ha producido. Lo demás es secundario, y además sabemos hacerlo: primarias y programa. Sin una estrategia inteligente construida entre todas y todos no será posible contribuir de forma decisiva a provocar el reinicio de Europa. Estamos a tiempo. No lo perdamos.

Acerca de estebandemanueljerez
Candidato por Equo a las elecciones municipales de mayo Sevilla 2015. Soy profesor de la Escuela de Arquitectura de Sevilla desde 1990. Estoy convencido del potencial que tiene la educación tanto para el desarrollo personal como para la transformación social y lo vengo practicando a través de proyectos de innovación que implican a estudiantes y profesores en problemas reales de la ciudad, trabajando con los ciudadanos para hacer afrontarlos. Así hemos colaborado con asociaciones de vecinos de La Bachillera, El Cerro del Águila, Su Eminencia, Padre Pío, San Luis-Alameda, Pajaritos,... (en Sevilla) y Jnane Aztout (Larache) para mejorar sus barrios con criterios de sostenibilidad económica, social y ambiental. He puesto en marcha con otros compañeros asignaturas como Hábitat y Desarrollo, el Máster en Gestión Social del Hábitat y la Revista Hábitat y Sociedad. Dirijo el grupo de investigación ADICI (Aula Digital de la Ciudad). Soy miembro de Universidad y Compromiso Social y del Colectivo Universidad frente a la Crisis.

One Response to ¿Qué nos jugamos en las próximas elecciones europeas?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: