Reiniciar Europa para salir de la Crisis

marea ciudadana

Ante la actual crisis económica, social, política y ambiental en la que nos encontramos, y su gestión por parte de la Troika en beneficio de los intereses financieros, la respuesta ciudadana impulsada por Equo, ante las próximas elecciones europeas, debe partir de los siguientes fundamentos:

1. Queremos y Necesitamos más Europa pero Otra Europa: una Europa social protagonizada por la ciudadanía y no una Europa al servicio de los mercaderes y los oligopolios económicos y financieros. Necesitamos un nuevo pacto social que garantice la cohesión y la solidaridad europeas, financiado por una política fiscal progresiva y una tolerancia cero con el fraude y los paraísos fiscales. Necesitamos un sistema financiero público y social al servicio de la sociedad y de la economía productiva y no un sistema financiero parasitario de la sociedad y de la economía productiva como el que ahora tenemos.

2. Para que ello sea posible, es condición necesaria la Regeneración democrática de Europa, cambiar las reglas de juego, el modo en que se toman las decisiones, dando control real sobre la economía tanto al parlamento europeo como a la ciudadanía, desarrollando mecanismos efectivos para las ILP europeas y de referendum europeos vinculantes. Necesitamos reiniciar Europa con un proceso constituyente de abajo a arriba

3. Necesitamos impulsar una salida ecológica a la crisis impulsando un GREEN NEW DEAL, cambiando el modelo de producción y consumo, transformando el modelo energético hacia el 100% renovable, relocalizando la economía, apostando por la soberanía alimentaria con una PAC basada en la agroecología, con un sector pesquero sostenible, con industria limpia “de la cuna a la cuna”, abanderando la lucha contra el cambio climático y por la preservación de la naturaleza y su biodiversidad

Si compartimos la idea de que la salida de la crisis actual precisa un reinicio de la democracia, tanto en Europa como en España, estaremos de acuerdo de que se trata de un objetivo que supera no sólo a un partido como Equo, sino también a un frente de partidos de izquierdas. Es precisa una movilización ciudadana capaz de crear una mayoría social en torno a este objetivo. Y la sociedad viene movilizándose para ello en las calles desde el 15M, las mareas, …

Esa movilización es la condición necesaria para dar un siguiente paso que permita reiniciar la democracia desde las instituciones ganando unas elecciones. ¿Cómo? Sumando fuerzas en torno al proceso de regeneración democrática más allá de ideologías. Una vez sentadas las bases para una democracia real, una vez que se instituyan mecanismos de democracia directa que empoderen a la ciudadanía y complementen la democracia representativa, se darán las bases para que las distintas ideas sobre cómo organizar el futuro de la sociedad concurran en igualdad de condiciones a unas elecciones. Ahora no se dan esas condiciones de igualdad. Además, quién gana las elecciones representa intereses que no son los de quiénes les han elegido, sino los de las oligarquías económicas y financieras. Y la sociedad carece de herramientas para impedirlo.

Se están produciendo dos tipos de alianzas  para gestionar la salida social de la crisis:

1. El impulso de un “Frente Amplio de Izquierdas” que pone el acento en las políticas socioeconómicas, con una fuerte carga de resistencia frente a los recortes y el desmantelamiento del estado de bienestar. Su propuesta económica de reactivación es volver a la senda del crecimiento del PIB vía inversión pública. Esta iniciativa la lidera Izquierda Unida, y dentro de ella Izquierda Abierta, pretende sumar a líderes independientes, movimientos y organizaciones sociales.

2. La creación de asambleas ciudadanas y asambleas constituyentes, que empiezan a pensar y a organizarse para dar un paso más y promover una candidatura ciudadana para crear las condiciones de una democracia real. En el entorno de estos movimientos se mueven partidos políticos que tienen entre sus objetivos prioritarios la regeneración democrática y cuya cultura organizativa es horizontal, basada en la democracia participativa, como Equo, partido X, Partido Pirata,.. La posible confluencia estaría sobre la creación de un espacio ciudadano de ruptura cuyo objetivo, temporal, es crear las condiciones para una democracia real dónde la ciudadanía tenga mecanismos permanentes de participación en la toma de decisiones. Se considera desde estas iniciativas que el reinicio de la democracia es la base necesaria para conseguir una gestión de la crisis basada en la consecución del bien común.

¿Pueden confluir ambas iniciativas? En cuanto a modelo organizativo parten de culturas organizativas diferentes y difícilmente compatibles. Pero sí es posible confluir en objetivos comunes de regeneración democrática y gestión social de la crisis, que preserve el bien común y los mecanismos de cohesión y solidaridad social en tanto se construye un nuevo pacto social, con otros mecanismos de cohesión y solidaridad social.

Esta confluencia en objetivos o causas comunes, definir con claridad un mínimo común múltiplo, sería la tarea urgente y prioritaria, tanto para producir una ruptura en España como en Europa. Sin unidad en una causa común no será posible la ruptura. Es algo que supera a la unión de la izquierda. Las elecciones europeas brindan una oportunidad para construir esta causa común que permita unidad para conseguirla. Y para ello no es preciso ir juntos en una única candidatura. La circunscripción única permite la diversidad en la unidad, elemento fundamental para la salida de la crisis. Varias candidaturas pueden ofrecer a la ciudadanía el compromiso por llevar conjuntamente el programa de ruptura democrática que precisa Europa y, al mismo tiempo, ofrecer diversidad de sensibilidades. Hoy, la salida ecológica a la crisis que defiende Equo probablemente no forme parte del mínimo común múltiplo, es contradictoria con la apuesta por el crecimiento ilimitado que propugnan derecha e izquierda. Pero esa voz, esa oferta, es necesaria porque es necesario encontrar una salida ecológica a la crisis. Esta es la tercera vía que propongo: unidad en la diversidad.

Regular el autoconsumo de energía renovable, impulsar el balance neto

Explicando a un ciudadano la iniciativa presentada en el parlamento

Explicando a un ciudadano la iniciativa presentada en el parlamento

Petición para que el parlamento andaluz regule el autoconsumo de energía renovable y solicite al gobierno del estado español la tramitación urgente y favorable para los intereses de los consumidores del Decreto de Balance Neto

 

Esta mañana, tres de julio, he presentado una iniciativa de Equo Andalucía para impulsar el autoconsumo energético con renovables, algo que esperamos desde hace año y medio tanto consumidores como productores de energía renovable. Producir y autoconsumir nuestra propia energía con renovables es algo que puede estar al alcance de todos los ciudadanos si nos organizamos y asociamos en cooperativas de productores y consumidores como SOM Energía y ECOO. Pero para ello es preciso salir de la situación de limbo regulatorio en la que nos encontramos por la inacción de los gobiernos estatal, principalmente, y autonómico. ¿Por qué consideramos que una medida aparentemente pequeña y sectorial, como esta, es tan importante? Leer más de esta entrada

El ascenso del Sur, reflexiones sobre el informe del PNUD 2013

Nuestro Norte es el Sur. Torres García

Nuestro Norte es el Sur. Torres García

Merece la pena reflexionar sobre el cuadro de la situación mundial que apunta el  informe del PNUD 2013, sobre sus instrumentos de medida y sobre las tendencias. Y conviene hacerlo a la luz de la crisis del capitalismo en su centro, particularmente en Europa. Leer más de esta entrada

#más para educación, hacia una universidad del bien común

Estudiantes de Levantamiento y Análisis de Edificios colaborando en la rehabilitación integral de Alcosa

La universidad vive inmersa en un proceso de cambio impulsado por la creación del Espacio Europeo de Educación Superior. El objetivo principal de este proceso es hacer que la Universidad contribuya a hacer de Europa el Espacio Económico más competitivo del mundo. Se quiere hacer de la Universidad un pilar de la Europa del Conocimiento. Y la Sociedad del Conocimiento se interpreta fundamentalmente en clave económica mercantilista. En la sociedad postindustrial, la principal fuente de ventaja económica está en la construcción de conocimiento a partir de la información. En ese marco es perfectamente comprensible que se piense, desde las instancias de gobierno europeo, que la Universidad debe jugar un papel mucho más ligado a la actividad productiva. Se habla de la necesidad de potenciar la relación Universidad Sociedad a través de la Transferencia del conocimiento generado en la misma. Y cuando se habla de esa relación y esa transferencia, se hace fundamentalmente pensando en el mercado y sus principales agentes, las empresas. Así pues, la Universidad está fortaleciendo y apostando por una nueva función, la Transferencia, y dotándose de mediaciones para ello: Oficinas de Transferencia, Fundaciones Universidad-Empresa, Empresas de Base Tecnológica, etc. Con esta perspectiva, en el contexto de crisis económica actual se acentúan las presiones sobre la universidad para que se comprometa en el proceso de mejora de la productividad y la competitividad aportando conocimiento útil a las empresas y profesionales altamente cualificados para incorporarse a las mismas.

Ahora bien, el proceso de transición de la Sociedad Industrial a la Sociedad del Conocimiento no tiene connotaciones exclusivamente, ni principalmente, económicas. La sociedad industrial ha generado, junto con un fabuloso desarrollo material, problemas inéditos que llevan el paradigma de desarrollo a enfrentarse a situaciones de crisis ambientales y sociales sin precedentes en la historia de la Humanidad, lo cual crea un contexto de incertidumbre, de miedo y de tensiones sociales crecientes. La actividad económica de la sociedad industrial ha ignorado los límites materiales que impone nuestro planeta con el consecuente problema de gestión de unos recursos escasos. Leer más de esta entrada

¿Cómo construir una mayoría social para reiniciar la democracia y gestionar la salida de la crisis?

DSC01011

 

 

Lo que voy a escribir parte del hecho, cada vez más compartido, de que vivimos circunstancias excepcionales que requieren respuestas a la altura de las mismas y, por tanto, innovadoras y audaces. La crisis de confianza en las instituciones no se puede obviar como están haciendo los dos partidos mayoritarios, principales responsables de la misma. Y la crisis económica no puede seguir gestionándose contra la gente y a favor de los mercados financieros sin llevar el sufrimiento y la ira social hasta límites insostenibles y de consecuencias imprevisibles.

Si compartimos la premisa anterior, y por tanto la imperiosa necesidad de revertir esta situación que aparece bloqueada por la actual composición del parlamento, con dos partidos mayoritarios que siguen escenificando el falso juego de que representan a la mayoría de la sociedad, y que sólo conciben el futuro como una continuidad de las políticas que nos han traído la crisis actual, la cuestión a resolver es cómo construir una mayoría social capaz de tomar democráticamente el poder para regenerar la democracia y hacer una gestión de la crisis a favor de la gente y buscando el equilibrio perdido con la naturaleza. Las encuestas nos dicen que 3 que 4 de ciudadanos consideran que el parlamento no representa a la mayoría de la ciudadanía. Y esto requiere una respuesta por parte de la ciudadanía y de las organizaciones políticas porque es insostenible. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: