¿Tiene la izquierda respuestas a la crisis?

3-ponentes-300x200

El pasado lunes participé, junto con Gaspar Llamazares (IU) y Verónica Pérez (PSOE) en el debate organizado por la asociación En Campo Abierto en el primero de los tres debates del ciclo que lleva por título el de ¿Tiene la izquierda respuestas a la crisis? La respuesta por parte del público, que desbordó la sala y obligó a habilitar dos espacios complementarios para seguir el debate, así como las numerosas y certeras preguntas que siguieron a nuestras exposiciones iniciales, dan cuenta de que la sociedad busca y demanda respuestas.

La respuesta a esta pregunta para mí es un rotundo sí pero…todavía no. 

Sí, porque sólo recuperando la mejor tradición crítica, creativa, cooperativa y transformadora de la izquierda podremos hacer posible una salida a esta crisis. Pero… porque partimos de una situación de revisión y crisis de identidad de la izquierda mayoritaria, la que tiene mayor peso electoral y muy especialmente de la que ha gobernado y gobierna. La socialdemocracia es corresponsable de las causas de esta crisis y no ha sabido dar respuesta las mismas.

Esta crisis no es un accidente cíclico del capitalismo, una fatalidad ante la que nada podía haberse hecho. Es producto de las políticas de las tres últimas décadas generadas por las ideas asumidas de forma compartida por los gobiernos de derecha y de izquierda que han gobernado el mundo occidental en general y el reino de España en particular.  Leer más de esta entrada

Anuncios

#12M/15M: un año después seguimos caminando

el #12M/15M en Sevilla

Reportaje fotográfico de la manifestación del 12M/15M

Las manifestaciones convocadas el 12M en ciudades de toda España han puesto de manifiesto que el movimiento iniciado hace un año, el 15M, continúa. Y eso es una noticia, una gran noticia, en una sociedad acostumbrada a buscar la satisfacción inmediata de sus necesidades, al éxito rápido, a ver surgir movimientos de protesta que son flor de un día. Frente a quiénes piden resultados inmediatos a este movimiento,  frente a los impacientes de todo signo, frente a quiénes quisieran que este despertar de la ciudadanía nunca hubiera ocurrido, frente a quiénes lo denigran, la ciudadanía volvió a tomar las calles y a encontrase en las plazas. “Vamos despacio porque vamos lejos”. Lo que el 15M  pone de manifiesto es que estamos ante algo más que una crisis económica y financiera. Estamos ante un cambio de civilización. El 15 M ha hechado raices en los barrios y pueblos. Ayer se hizo visible en la manifestación de Sevilla: Asamblea de Alcosa, Montequinto, Jacaranda, Santiponce, … Como se hizo visible la confluencia de movimientos pacificistas, feministas, ecologistas, en defensa de la sanidad y la educación públicas, de las pensiones, del derecho al trabajo, a la vivienda…  Es verdad que tenemos que marcarnos objetivos concretos y alcanzables que signifiquen conquistas en un camino que va a ser largo. Y si hablamos de regeneración democrática, de devolver la soberanía al pueblo para poner a la economía al servicio de la sociedad, la reforma de la Ley electoral es la llave de todas las demás reformas, es la que puede permitir un parlamento verdedaramente representativo, unas votaciones en las que el concepto de voto útil no tenga sentido porque todos los votos valgan lo mismo y todas las opciones que se presentan tengan igualdad de oportunidades. Es la llave a una democracia participativa en todas las escalas. Es el camino para afrontar y tomar las riendas de los cambios que nos sacarán de la barbarie como único horizonte esperable de seguir por la senda marcada por el poder económico, político y mediático y nos abrirán las puertas hacia una civilización más humana, más solidaria, más equitativa, que sea verdaderamente sostenible en un planeta finito.

Rompe el círculo vicioso, cambia de vía

 

El círculo vicioso del pensamiento único, con su expresión mediática y bipartidista, nos dice que en Andalucía tenemos dos vías para salir de la crisis.   Leer más de esta entrada

Propuestas para Andalucía

Andalucía atraviesa un momento muy difícil, de encrucijada, por su situación económica y política. Tenemos una tasa de paro insoportable, superior al 30 %, que implica un gran sufrimiento social. Y tenemos una situación política corrompida, derivada del hecho de que siempre haya estado gobernada por un único partido, el PSOE, que está agotado en cuanto a ideas y capacidad de liderazgo y que ha creado redes de corrupción y clientelismo político, que son un lastre, no sólo desde el punto de vista democrático sino también social y económico. Ante esta situación  la solución no puede ser dar un paso atrás con un gobierno del PP. Sabemos como gobierna y no queremos esa forma de gobernar para Andalucía. No podemos permitírnoslo. Tenemos que crear alternativas nuevas enraizadas en la sociedad y que le devuelvan su protagonismo. Para eso hemos creado Equo Andalucía. Leer más de esta entrada

La ceguera ideólogia liberal, principal obstáculo para salir de la crisis

El principal problema que tenemos para afrontar los ataques especulativos contra la Deuda Pública, en España y el resto de Europa, es la ceguera ideológica. Sólo cuando nos demos cuenta del fracaso del neoliberalismo, impuesto como pensamiento único, saldremos de esta. No sirve de nada dar más poder al BCE si lo gobierna un neoliberal y no cambiamos las reglas del juego. Mientras el BCE siga prestando dinero a los bancos al 1% para que estos compren Deuda Pública española al 7%, asfixiando nuestra economía y enriqueciendo a los especuladores, seguiremos atrapados en un círculo vicioso. ¿Por qué no cambiamos las reglas para que el Banco Central Europeo pueda comprar directamente Deuda Española al 1%? ¿Por qué no plantean esto ni PP ni PSOE?. España se ahorraría dar un 6% a los bancos y estos se dedicarían a lo que se tienen que dedicar: prestar dinero para inversiones en la transición del modelo energético y productivo, urgente y apremiante tarea. Ahí es dónde tenemos que recortar gastos, en los intereses de la Deuda Pública. Algo tan sencillo como esto, defendido desde hace tiempo por economistas como Juan Torres, no lo hacemos porque no queremos. Y no queremos porque no sabemos que es posible. Y no sabemos que es posible porque prensa, banqueros y partidos mayoritarios (y adláteres como UPD y nacionalistas) usan todos las gafas neoliberales. En esas circunstancias, lo prioritario es empezar a apoyar proyectos nuevos sin hipoteca neoliberal (habrá un día, próximo espero, en que el PP y el PSOE se cambien las gafas neoliberales) ni de otro tipo. Pero hoy no podemos esperar a que lo hagan. No tenemos tiempo que perder. Votemos a opciones claramente superadoras del neoliberalismo. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: