¿Hacia dónde vamos?

Lo primero que necesitamos para afrontar la crisis es tener una visión compleja de la misma, que relacione sus dimensiones económica, financiera, social, política y ambiental y que las afronte todas de forma simultánea e interrelacionada. Ojalá todo fuera tan simple como un mero cambio de gobierno para recuperar la confianza y reactivar la economía, una imposible vuelta al modelo de 1996, nos proponen unos, o esperar a que cambie la coyuntura internacional para seguir haciendo lo que hacíamos, nos piden otros. Necesitamos ideas nuevas, poderosas y no las encontramos en los escleróticos partidos que nos han gobernado o que nunca han sido capaces de construir una verdadera alternativa. Leer más de esta entrada

Anuncios

¿Qué esperamos de nuestros representantes?

Por fin parece que el congreso da un paso para hablar en serio de las reformas democráticas que demandamos los ciudadanos movilizados en torno al movimiento del 15M. La iniciativa, como no podía ser de otra manera, viene una vez más de un partido minoritario y hay que reconocerle a Joan Ridó (ERC) la iniciativa, como en otro momento se la hemos hecho a Rosa Díez, cuando propuso al congreso poner fin a los privilegios de la clase política. Pienso que hay que acabar con el sectarismo que quita o pone la razón a cualquier cosa que diga o haga alguién en función de las etiquetas con que los clasificamos como de los nuestros o de los otros.

Ahora nuestros representantes, todos nuestros representantes, los hayamos votado o no, tienen la oportunidad de dar la talla, de devolver la dignidad que corresponde a la política, de ganarse de verdad el título de ser nuestros representantes. Y llegado a este punto me pregunto, ¿Qué esperamos de nuestros representantes? ¿Que deberían hacer para que en lugar de repetir en las manifestaciones “QUE NO, QUE NO, QUE NO NOS REPRESENTAN”, podamos sentirnos orgullosos de ellos? ¿A alguien no le gustaría sentirse orgulloso de sus representantes? ¿A quiénes nos representan, no les gustaría sentirse orgullosos de nuestro orgullo?

Leer más de esta entrada

Indignados (I)

Al entrar en clase, el jueves a las nueve de la mañana, llama mi atención la portada del 20 Minutos sobre la mesa de un estudiante. Le pido permiso para coger su periódico y espero a que se siente el resto. Cuando todos están sentados les muestro el periódico y les pregunto. ¿Alguien tiene inconveniente en que dediquemos cinco minutos a hablar de esto? Tengo confianza con ellos y les insisto. De verdad, si alguien tiene inconveniente nos ponemos inmediatamente a trabajar en el ejercicio que tenemos entre manos. Hoy vamos a darle caña. Ellos leen la portada. Son tan grandes las letras que se pueden leer perfectamente desde el fondo del aula. Telefónica despedirá a 8.500 empleados, 2.900 más de los que anunció. Debajo una gran foto de manifestantes con una bandera griega. El pie dice: La #SPANISH REVOLUTION PRENDE EN LAS PLAZAS GRIEGAS. Varios hablan a la vez y resto asiente con la cabeza. Vamos a hablar del tema.

Leer más de esta entrada

Nosotros los pueblos…

Si me animo a escribir, sin mucho tiempo para casi nada, es porque no me perdonaría no hacerlo, no hacer lo que esté a mi alcance, para manifestar mi indignación por las causas de la crisis y por las falsas soluciones  que el discurso dominante, y los poderes dominantes, nos están imponiendo. Y porque creo, no sólo como ciudadano sino como universitario, que tengo obligación de hacerlo.

Leer más de esta entrada

¿Está cayendo el otro muro?

¿Estamos asistiendo a la caída del otro muro, el del imperio de Wall Street, del capitalismo financiero, sobre la economía productiva y sobre la política? La caída del muro de Berlín simbolizó la caída del sistema socialista soviético. Este acontecimiento pareció coger por sorpresa a un mundo que pensaba quela polaridad Este-Oesteestaba tan firmemente establecida que duraría para siempre. La actual crisis cuyo epicentro se ubicó en el terremoto financiero de Wall Street, en septiembre de 2008, cogió también por sorpresa a la opinión pública y a los líderes políticos. Y hoy la crisis no parece estar próxima a tocar fondo y empieza a tener consecuencias políticas y sociales en muchos países del mundo. La reciente cumbre de Davos ha mostrado que los líderes políticos y económicos allí congregados no tienen respuestas ni propuestas convincentes. La llamada refundación del capitalismo, si tal refundación es posible, no la van a liderar los capitalistas de Davos. La refundación de la economía, desde otros parámetros culturales es más probable que se articule en torno al Foro Social Mundial. De momento han caído los dogmas neoliberales. Frente al “menos Estado y más Mercado” todos coinciden hoy, aún los más fervientes enemigos de lo público,  que es preciso “Más Estado y menos Mercado”.  La magnitud y las consecuencias sociales de la crisis son de tal magnitud que necesitamos pensar de otro modo para poder salir de ella. Al mismo tiempo, esta crisis puede ser vista como oportunidad para cambiar el rumbo.

Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: