sobre la austeridad y la salida decrecentista a la crisis

No es casualidad que, en el debate sobre la reforma constitucional, se hayan priorizado las cuestiones formales sobre el fondo porque entre otras cosas, de prosperar ésta, no habrá margen para discutir sobre el fondo. Se habrá dejado fuera de la discusión política e ideológica una determinación que no es técnica, ni neutral, sino ideológica. Leer más de esta entrada

¿cerramos el casino?

El capitalismo financiero se caracteriza por su voracidad para buscar y encontrar filones en los que incrementar rápidamente sus ganancias. Y la fórmula encontrada es muy simple: especular, apostar a la subida o bajada de los valores (bolsa), el precio de los combustibles, el precio de alimentos básicos, el suelo y la edificación … ahora han encontrado una verdadera mina  en la deuda pública. Los mecanismos de la  especulación se conocen y aplican desde antiguo. Lo novedoso es la inmesidad y concentración del capital acumulado en fondos de inversión que supera en cifras de vértigo a la economía real sobre la que supuestamente se asientan. Es una gran burbuja. Y son nuevas también las relaciones entre los gestores de esos fondos de inversión y las agencias de calificación de riesgo. Las agencias suben o bajan las calificaciones de productos como las subprime (fondos calificados como altamente seguros en su momento) o convierten en bono basura los títulos de deuda pública de un estado (tradicionalmente considerada la inversión más segura). Y al subir o bajar estas calificaciones, los fondos de inversión ligados a ellas ganan siempre inmensas cantidades. Cantidades que no salen de la nada. Salen de la economía real, de que todos paguemos más por la gasolina, por los alimentos, por una vivienda o porque una porción mayor de los ingresos públicos (aportados por todos) vayan a manos de esos gestores de fondos inversión privados.

La cuestión que que se plantea ahora es si los gobernantes, responsables de gestionar los fondos públicos, van a seguir consintiendo que jueguen a la ruleta rusa trucada con nuestra deuda o van a irrumpir y cerrar de una vez por todas el Gran Casino. Para ello será condición imprescindible que crezca la conciencia ciudadana, que con ella crezca la indignación y que de la indignación surja una ciudadanía que esté dispuesta a dar un vuelco a este indecente juego. Desde Democracia Real Ya se ha puesto en marcha la firma de una declaración Ciudadana contra la especulación con la deuda pública. Entra y si estás de acuerdo entra aquí firma y difúndela.  Somos más. Estamos hartos.

Más info en http://blog.dryasturies.org/?p=533. O en el artículo de Vicenç Navarro Las Causas Políticas de la crisis

¿Qué esperamos de nuestros representantes?

Por fin parece que el congreso da un paso para hablar en serio de las reformas democráticas que demandamos los ciudadanos movilizados en torno al movimiento del 15M. La iniciativa, como no podía ser de otra manera, viene una vez más de un partido minoritario y hay que reconocerle a Joan Ridó (ERC) la iniciativa, como en otro momento se la hemos hecho a Rosa Díez, cuando propuso al congreso poner fin a los privilegios de la clase política. Pienso que hay que acabar con el sectarismo que quita o pone la razón a cualquier cosa que diga o haga alguién en función de las etiquetas con que los clasificamos como de los nuestros o de los otros.

Ahora nuestros representantes, todos nuestros representantes, los hayamos votado o no, tienen la oportunidad de dar la talla, de devolver la dignidad que corresponde a la política, de ganarse de verdad el título de ser nuestros representantes. Y llegado a este punto me pregunto, ¿Qué esperamos de nuestros representantes? ¿Que deberían hacer para que en lugar de repetir en las manifestaciones “QUE NO, QUE NO, QUE NO NOS REPRESENTAN”, podamos sentirnos orgullosos de ellos? ¿A alguien no le gustaría sentirse orgulloso de sus representantes? ¿A quiénes nos representan, no les gustaría sentirse orgullosos de nuestro orgullo?

Leer más de esta entrada

refrescando la memoria: la burbuja inmobiliaria en España

Este video didáctico me recuerda que hace tiempo me debo escribir sobre el asunto, que en mi opinión empieza antes de lo que cuenta esta historia.

¿Cómo y cuando empezó la crisis inmobiliaria? Los medios de comunicación y los partidos políticos que nos han gobernado padecen amnesia. Unos sólo ven causas internacionales en la crisis económica olvidando que lo que nos pone en peor situación que a otros ha sido la dimensión autóctona de nuestra crisis: la burbuja inmobiliaria. Los otros parece que no hubieran gobernado y no hubieran puesto las bases de esta burbuja.

Leer más de esta entrada

Indignados (I)

Al entrar en clase, el jueves a las nueve de la mañana, llama mi atención la portada del 20 Minutos sobre la mesa de un estudiante. Le pido permiso para coger su periódico y espero a que se siente el resto. Cuando todos están sentados les muestro el periódico y les pregunto. ¿Alguien tiene inconveniente en que dediquemos cinco minutos a hablar de esto? Tengo confianza con ellos y les insisto. De verdad, si alguien tiene inconveniente nos ponemos inmediatamente a trabajar en el ejercicio que tenemos entre manos. Hoy vamos a darle caña. Ellos leen la portada. Son tan grandes las letras que se pueden leer perfectamente desde el fondo del aula. Telefónica despedirá a 8.500 empleados, 2.900 más de los que anunció. Debajo una gran foto de manifestantes con una bandera griega. El pie dice: La #SPANISH REVOLUTION PRENDE EN LAS PLAZAS GRIEGAS. Varios hablan a la vez y resto asiente con la cabeza. Vamos a hablar del tema.

Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: