Sobre apocalípticos e integrados

Nuestro Norte es el Sur. Torres García

Hace ahora diecinueve años junto, con mi amigo Miguel Angel Ruiz, nos encargamos de preparar unos textos base para la discusión de las relaciones Norte-Sur, por parte de un grupo de filósofos andaluces. Ambos nos habíamos iniciado en la militancia justamente en una campaña por la Justicia en las Relaciones Norte-Sur que se inició en el año 1986 y que aún continúa. Disponíamos de abundante documentación pero en ese otoño de 1992 había caído en nuestras manos un libro que nos deslumbró por su lucidez y que acabó convirtiéndose en la principal fuente para la elaboración de nuestro amplio dosier. Se trataba de La Explosión del Desorden de Ramón Fernández Durán. En él analiza el capitalismo y el comunismo como dos versiones de un mismo paradigma productivista de base tecnológica e industrial y emerge el concepto político de Sur, desde el análisis de las relaciones Centro-Periferia que desde ambos centros de poder se había extendido por el mundo. Desde esta perspectiva emergen periferias en el Norte y centros en el sur que juegan un papel relevante en la comprensión de la globalización con su tendencia de segregación social. Y desde esta perspectiva se analiza la explosión de desorden, social y ambiental, que la civilización industrial introduce en nuestro planeta y entre sus habitantes. Fenómeno que alcanza su máxima expresión en las metrópolis y megalópolis que el fenómeno urbanizador provocado por el mismo extiende por el mundo. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: