Procesos Participativos en el espacio público habitado. Conferencia impartida en las II Jornadas de “La Ciudad Sostenible y Humana 2018”

Conferencia dictada en Jaén el día 28 de junio de 2018. II Jornadas La Ciudad Sostenible y Humana 

La participación ciudadana es una condición necesaria para lograr los objetivos del programa La Ciudad Amable, en la medida que estos no implican sólo una intervención física sino que pretenden una revitalización integral del espacio público. Para ello es preciso partir de una voluntad política, contar con asistencia técnica para diseñar los espacios y tiempos adecuados, y estar preparados para aprender en el proceso. La iniciativa puede ser social o institucional, venir de derivada de procesos participativos previos, de planificación estratégica o urbana, o iniciarse directamente a partir de una iniciativa sobre un espacio concreto a reactivar o sobre el entorno de un camino escolar. Es deseable que englobe todo el proceso, desde el planteamiento del tema-problema de intervención, hasta la ejecución y la gestión posterior de actividades sobre el espacio, pasando por las etapas de diagnóstico y propuestas.

Anuncios

Por un verdadero debate ciudadano que culmine en un Pacto por el transporte público metropolitano

Imagen del Bus de Rápido Tránsito (B.R.T.) de Metz.

Sevilla necesita un gran pacto ciudadano, con el mayor apoyo posible, por el transporte metropolitano. Es sin duda el gran tema pendiente. Una red metropolitana de transporte eficiente es la mejor inversión que puede hacer la Sevilla Metropolitana para mejorar su calidad de vida cotidiana al tiempo que nos ayudará a reducir drásticamente el impacto de emisiones de CO2 que generan el cambio climático. Además es la inversión más rentable que podemos hacer desde el punto de vista social. Dicha red debe contemplar debe descansar en un planteamiento intermodal (red de ferrocarril de cercanías, de metro, futura red de Bus Rápido Tránsito, red de bicicleta y peatonal continuas y seguras, sistemas de coches y bicicletas eléctricos compartidos,…) gestionado mediante una única tarjeta de transporte a un precio asequible, de modo que moverse en esta red sea la manera más eficiente y económica de moverse por el área metropolitana de Sevilla. Hoy estamos muy lejos de esa situación. 

Por eso, si bien la iniciativa presentada por el grupo popular al ayuntamiento de Sevilla persigue como objetivo un gran pacto por el transporte público, que compartimos, su formulación concreta debe ser reformulada en dos sentidos: el primero y fundamental, es que es una contradicción de base pedir un debate ciudadano sobre una propuesta cerrada y aprobada en pleno de ante mano. El segundo, no debe limitarse a apoyar un proyecto sino que debe dirigirse al diseño de un modelo completo. El marco para este debate debe ser el proceso de elaboración del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, actualmente en redacción sin ningún tipo de proceso participativo en marcha. No tiene sentido condicionar dicho plan de antemano.

Lo que se está proponiendo no es un debate sino una adhesión al proyecto de la red de metro diseñada en 2003 y de la que sólo se ha ejecutado hasta la fecha la línea 1. No se cuestiona en ningún momento dicho proyecto, que nació ya desfasado respecto a los planteamientos de transporte más modernos y eficientes disponibles en su momento, ni se plantean otras medidas que serían imprescindibles para que estuviéramos hablando de un plan de transporte metropolitano. En el artículo que publicamos en Sevilla Directo: Sobre el pacto de la red de metro que Sevilla Necesita argumentamos por qué esa propuesta es insuficiente. Por otra parte recomendamos la lectura del artículo de Ricardo Marques El Metro otra vez.

 

 

Entrevista en Radiopolis: Economía para la ciudadanía

BOX-sevilla-marcha-clima

El lunes 1 de diciembre de 2015, en Economía para la ciudadanía, programa de Radiopolis a cargo de Attac, hablamos de la Cumbre del Clima de Paris, la COP21, y de cómo podemos transformar nuestras ciudades para reducir la emisión de CO2 a la atmósfera y hacerlas más habitable. Dedicamos un amplio apartado a la participación ciudadana como motor de la transición socioecológica, con experiencias concretas como Parque Estoril en Sevilla o el proyecto Barrios en Transición en Alcosa

Democracia barrio a barrio: Entrevista en Sevilla Directo

10294453_631854923563976_4141058934601576428_n

En esta entrevista de Sevilla Directo tuvimos oportunidad de hablar tranquilamente del momento político de cambio que vivimos, tanto a nivel estatal como municipal y sobre la posición de Equo dentro del mismo. Lanzamos algunas ideas fuerza para impulsar la transición de la ciudad desde el municipalismo: democracia participativa barrio a barrio, aprovechar las oportunidades de empleo que surgen del cambio de modelo de ciudad hacia la sostenibilidad, compromiso por el cumplimiento de los derechos sociales (empleo, vivienda, salud, educación) y la promoción de una ciudad más equitativa.

La ciudad que queremos, buscando un nuevo modelo de ciudad

Hacia un Nuevo Modelo de Ciudad. Mesa Redonda Univerde Málaga

(Este texto lo elaboré para introducir la Mesa Redonda sobre un Nuevo Modelo de Ciudad, presentado en la Univerde de Málaga, el viernes 5 de septiembre de 2014)

DSC05703

Las ciudades que tenemos son económica, social y ambientalmente insostenibles y por tanto son muy vulnerables, tienen su futuro comprometido. Y el principal problema al que nos enfrentamos para iniciar el proceso de transición que nos conduzca desde un nuevo modelo urbano insostenible a otro que se acerque a la sostenibilidad, es que no tenemos conciencia de ello, en su sentido completo o global. No acabamos de ser conscientes de hasta que punto están interrelacionadas la insostenibidad social, económica y ambiental, y por tanto, no acabamos de ser conscientes, como sociedad, de que tenemos que emprender acciones decididas e interrelacionadas para iniciar el proceso de transición del modelo económico, social y ambiental de la ciudades que tenemos, para conducirlas hacia un modelo de ciudad habitable y sostenible, ecológica.

 

Esa falta de conciencia social de la globalidad de los problemas a los que nos enfrentamos representan sin embargo, no sólo el primer reto a afrontar, sino también la oportunidad de iniciar el proceso de transición. Porque la transición sólo será posible mediante un cambio del modelo político, mediante una el paso desde una democracia representantiva de muy baja calidad, como la que tenemos, hacia una democracia participativa sana, en la que la ciudad que queremos la pensemos, sintamos, deseemos, decidamos y construyamos entre todas las personas que las habitamos. Es el inicio de ese proceso de participación el que nos va a permitir comprender mejor nuestros problemas, pero también detectar nuestras fortalezas y aprovechar las oportunidades que van a surgir en el cambio de modelo para activar la economía orientándola en una nueva dirección, con unos nuevos valores. Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: