Algunos aprendizajes que podemos extraer de la emergencia sanitaria que nos pueden servir para hacer frente a la emergencia climática

Alejandro Antonio Ayala Carmona, E.T.S.A. Curso 2018/19, Prof. Esteban de Manuel Jerez

(Publicado inicialmente en Andalucía Información el 18 de marzo)

Estos días estamos aprendiendo muchas cosas a la fuerza. Estamos aprendiendo qué es un estado de emergencia y como se responde al mismo. Hemos pasado prácticamente en 24 h de seguir nuestra vida cotidiana como si tal cosa, moviéndonos despreocupadamente al trabajo o el estudio, interactuando con normalidad (besos, choques de manos, abrazos, …), alternando en bares y comprando compulsivamente, a vernos recluidos en casa, pudiendo salir sólo para ir a trabajos considerados “de guardia”, comprar alimentos y lo básico para vivir, manteniendo distancias de seguridad entre nosotras, con bares, calles y plazas vacías. Estamos aprendiendo también que todas somos vulnerables y tememos por nosotros y nosotras mismas, por amigos/as y familiares que han contraído la enfermedad.

Antes de que por decreto nos viéramos en esta situación no éramos conscientes de que el calificativo “viral”, que usamos en las redes para hablar de memes, viene de que los virus se expanden exponencialmente sin que los veamos, que los datos que manejamos de infectados son la punta del iceberg, que todas podemos ser portadoras del virus sin saberlo y estar transmitiéndolo con nuestras distancias cortas, choques de manos, besos y abrazos, que el sistema sanitario puede colapsar si no tomamos estas medidas drásticas a tiempo.

De pronto la economía ha ocupado su lugar. Ha bajado de la cúspide y se ha supeditado a la vida, a la salud. De pronto hemos descubierto que eso implica una gran indefensión y vulnerabilidad para quiénes pueden verse por ello privados de sus ingresos y sin embargo mantienen sus gastos. Hemos visto cómo es posible lo inconcebible: que se planteen moratorias en impuestos, alquileres e hipotecas, que se ponga sobra la mesa una posible renta básica para atender la emergencia y generar seguridad. Porque sin generar esa seguridad no se podrán mantener las medidas de emergencia que nos permiten aislar al virus, y podemos vernos abocados a una explosión social. Y estamos viendo también que tenemos capacidad de reacción como sociedad, que somos más solidarios/as y cooperativos/as de lo que pensamos. Que somos parte de una comunidad que unida puede hacer frente a cualquier emergencia.

Hace unas semanas vivíamos en un estado, una ciudad y trabajábamos en una universidad que habían declarado la emergencia climática. Ahora sabemos que eran declaraciones de mentira porque seguíamos actuando igual, como si tal cosa. Una declaración de emergencia que no altera la vida cotidiana no es una declaración de emergencia.

Hoy sabemos que las medidas adoptadas para hacer frente a la emergencia sanitaria están demostrando infinitamente más eficacia para reducir gases de efecto invernadero que todas las Cumbres habidas por el Clima, que todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible que guían las acciones de todos los gobiernos, que todos los Planes de Acción por el Clima y la Energía Sostenible. ¿Y saben por qué? Porque todas esas declaraciones y planes de acción están pensados para no hacer frente a las causas de nuestra emergencia, para adormecer nuestra conciencia y seguir haciendo negocios como de costumbre, dejando a la economía y su búsqueda insaciable de beneficio monetario al frente de nuestras vidas, haciendo los sacrificios sociales que fueran necesarios para permitir a la economía seguir generando beneficios sin límites.

No somos capaces de ver o de asumir que eso no es compatible con un planeta finito, con recursos energéticos y  materiales finitos, con una capacidad limitada de absorber nuestros desechos, que se acumulan en mares de plástico recalentados, vertederos tecnológicos en el patio trasero y en una atmósfera tóxica para respirar y que no deja de acumular los gases de efecto invernadero que amenazan dislocar, para siempre, de forma incontrolable, irreversible y exponencial nuestro clima y los ecosistemas de los que depende la vida. No lo vemos o no lo queremos ver y seguíamos actuando como si no fuéramos hacia el abismo. Pero este parón nos da una oportunidad, como nunca hemos tenido, para pensar y para cambiar.

Hoy me voy a ocupar de abordar los cambios imprescindibles que debemos adoptar en nuestra forma de movernos cotidianamente y en la forma en que venimos distribuyendo y usando el espacio público. Voy a proponer medidas a bajo coste para hacer frente a la situación de emergencia en la que nos encontramos, por la confluencia de un amenazante cambio climático y una, invisible, pero cierta, carestía de la energía que hoy mueve el mundo.

El 95% de la energía que usamos en transporte procede del petróleo, el gas y el carbón acumulados durante millones de años. Recurso que estamos quemando en apenas un suspiro en la historia de la humanidad, en ese paréntesis en el que vivimos y que llamamos civilización industrial capitalista. Voy a plantear las premisas y esbozar las ideas fuerza que podemos aplicar de inmediato o de forma rápida si asumimos que estamos en emergencia. Elijo el tema del transporte y la movilidad porque es uno de los temas clave y que más rápidamente y drásticamente ha de cambiar para hacer frente a una situación crítica desde el punto de vista ambiental, social y económico.

Si queremos que los aprendizajes obtenidos durante este estado de emergencia sanitario nos permitan hacer frente a la más amenazante emergencia climática y de recursos energéticos disponibles, manteniendo la paz social, deberíamos acostumbrarnos a la idea de mantener nuestras ciudades y carreteras casi vacías de coches y otros vehículos en circulación, implementando alternativas y cambiando nuestras rutinas.

No deberían circular coches a motor que no estén plenamente ocupados: un coche con cinco ocupantes divide por cinco los gases de efecto invernadero per cápita respecto a un coche con un solo ocupante. Nos podemos organizar para compartir coches. Ya hemos aprendido a hacerlo en viajes por carretera con aplicaciones que se han extendido viralmente. Hagámoslo en la ciudad. Es una medida que no precisa inversiones en infraestructuras. Reduciríamos en un 80% las emisiones y alargaríamos cinco veces en el tiempo nuestras reservas de combustible.

No deberíamos circular en coche si tenemos la posibilidad de hacerlo caminando, en bicicleta o en patín. Reduciríamos en un 100% nuestras emisiones en desplazamientos de hasta 7 km, la mayoría de los que hacemos en una ciudad. Para que estos desplazamientos sean seguros basta con aplicar en todas nuestras ciudades la limitación de circular a más de 30 km/h bajo grave multa y pérdida de puntos en el carnet de conducir. Es una medida de emergencia que tenemos que asumir y que nos traerá aire limpio para respirar y ciudades más habitables. Los médicos no tendrán que obligarnos a andar por nuestra propia salud, ya lo haremos cotidianamente.

No deberíamos circular en coche cuando tengamos alternativas eficientes y económicas de transporte público. Para lograr mejorar la eficiencia de nuestro transporte público algunas medidas casi no requieren inversión y se pueden aplicar de forma inmediata: suprimir el acceso por una sola puerta haciendo cola mientras el conductor nos expende un billete o controla que tenemos tarjeta de viaje válida. Así se hace en trenes de cercanías y tranvías, se puede generalizar al resto del transporte público. Hay muchos ejemplos desde los años 70 de que es posible. Estamos tardando demasiado en generalizar las pequeñas innovaciones que son necesarias. Si combinamos esta medida con paradas adaptadas a la altura de los vehículos, como en trenes y tranvías, para asegurar la accesibilidad universal, y con plataformas reservadas para el transporte público, para que este no se vea interferido por el transporte privado (que por otra parte disminuirá drásticamente con este conjunto de medidas), podemos lograr que la velocidad de toda nuestra red de transporte público sea similar a la que tiene el metro, casi sin inversiones en infraestructuras. Si estas medidas las complementamos con un incremento progresivo de la flota de transporte público para mejorar la frecuencia y reducir los tiempos de espera en horas punta, tendremos resuelto el tema. Hay demasiadas ciudades que ya hayan hecho todo esto como para explicar por qué tantas otras están tan retrasadas.

Tenemos una red de autovías y carreteras que queda grande a la cantidad de coches que podemos mover con los recursos energéticos disponibles y con las emisiones a la atmósfera que nos podemos permitir. Reservemos espacio en esas autopistas para convertirlas en una red de transporte público electrificado, con pantógrafo, que es el modo más económico y rápido del que disponemos para implementarlo. Invirtamos en ferrocarril, adelantemos en lo posible los planes que ya tiene Europa para que en 2050 este sea el principal medio de transporte de personas y mercancías en distancias cortas, medias y largas. Combinando ambas medidas podremos, rápidamente, sustituir coches y camiones movidos por combustibles fósiles por transporte público y de mercancías electrificado.

Tenemos hasta 2030 para implementar estas medidas en su mayor parte. Todas las que afectan a las ciudades metropolitanas, y las suficientes para tener una red regional, estatal y europea de transporte no contaminante.

Estas medidas, lógicamente, precisan combinarse con otras que afectan, como nos dice la comunidad científica, a la forma en que producimos y consumimos energía, alimentos y productos manufacturados. Con medidas urbanísticas y sobre los edificios, para hacerlos autosuficientes energéticamente. Y por supuesto, con medidas sociales para que nadie quede en situación vulnerable y desprotegida como consecuencia de los rápidos cambios que tenemos que emprender. Pero eso será objeto de otros artículos. Podemos hacerlo. Sabemos cómo hacerlo. Estamos en emergencia, tenemos que hacerlo.

Esteban de Manuel Jerez, Prof. E.T.S. Arquitectura, Universidad de Sevilla

Un vaso de agua de cristal, por favor, Ilmo Sr Rector

A veces una pequeñísima anécdota es suficiente para ilustrar y aprender muchas cosas sobre cómo funcionan las comunidades humanas y las enormes resistencias que oponen a introducir cambios que parecen nimios. Vayamos con el relato de los hechos, extraigamos los aprendizajes, y acabemos con una pequeña acción, muy modesta, casi un ruego. Será un pequeño test que nos permitirá evaluar si hay, o no, esperanza para lograr objetivos que parecen improbables pero que son ineludibles para vislumbrar un futuro mejor.

Hoy teníamos una jornada de innovación educativa con Alicia, una profesora invitada de la escuela de arquitectura de Madrid. Camino de la sala me encuentro con Andrea, agente cultural organizadora del evento. Iba a comprar una botella de agua para la conferenciante. Le pregunté que por qué no llevaba una jarra y vasos de cristal y me respondió que la escuela sólo tiene vasos de plástico. Me extrañó porque hace ahora diez años, siendo yo subdirector de cultura, conseguí erradicar las botellas de agua y compramos jarras y vasos. Ya en el aula, la invitada logró su objetivo, provocar a los profesores y meterse en el bolsillo a los estudiantes. En eso fue una maga. Les presentó un proyecto muy innovador para la enseñanza del dibujo de arquitectura. Cien años después, la pedagogía de la Bauhaus sigue resultando rompedora e innovadora. Así están las cosas. Han pasado cien años y en la calle están pasando cosas. No estamos en la era de la exaltación de la máquina y la industrialización, estamos ante el colapso de la civilización industrial. No basta con el desarrollo de la capacidad creadora. Es necesaria enfocarla a salir del atolladero en el que nos ha metido la sociedad de producción, consumo y residuos en masa, en un planeta finito que ya está desbordado y dice basta.

En un momento dado, para ilustrar la relación del aprendiz con los objetos cogió la botella de agua y la volvió a soltar en la mesa. Alicia se había manifestado contra la organización de la educación en áreas de conocimiento y en departamentos, había cuestionado el alejamiento de la academia con la calle, con lo que está pasando, y estaba convencido de que aprovecharía la oportunidad para pronunciar algo en relación a qué hacia ese objeto, botella de plástico, encima de una mesa de una escuela de arquitectura, en pleno año 2020, siete meses después de que la Universidad declarara la emergencia climática. Lo dejó pasar. Nuestros estudiantes son muy sensibles a los mares de plástico. Los suyos al parecer también porque nos mostró una diapositiva de la exposición que hicieron como trabajo de fin de curso. No expusieron sus trabajos. Llenaron la escuela de residuos de plásticos y fue una decisión de ellas y de ellos. Una performance contundente que habla por sí misma de lo que está pasando fuera (y dentro). Mis estudiantes, en noviembre, en la primera culturada de la escuela, representaron el asesinato de la Tierra llenando el mapamundi dibujado en el vestíbulo de la escuela de residuos plásticos.

Performance El Asesinato de la Tierra. Diseño y fotografías de Isabel Villanueva Molina, estudiante de Dibujo de Ideación, 3º de arquitectura

En el turno de debate me levanté y cogí la botella de agua para preguntar qué hacía allí. Me parecía una contradicción pedagógica su presencia. Aproveché para preguntar a los estudiantes de primero de arquitectura si sabían que la universidad había declarado la emergencia climática y me confirmaron que no. ¡Sorprendente! Si estamos en emergencia ¿cómo no se informa a la comunidad universitaria? La declaración suscrita compromete la docencia y la investigación universitaria y las dirige a un fin: dar herramientas a las y los estudiantes para hacer frente al reto. Desde el conocimiento y activando su capacidad de actuar.  

Terminado el debate, me crucé con Juan, miembro del equipo de dirección y le pregunté qué podíamos hacer para que la escuela dispusiera de alternativas al vaso y la botella de plástico. Me dijo que él no podía hacer nada, que hablara con la Jefa de bedeles. La jefa de bedeles me dijo que decidieron no usar los vasos de cristal porque hay que lavarlos. ¿Cuál es el problema? ¿Quién los va a lavar? Mi personal no tiene asignada esa función y no se lo puedo pedir. Si tuviéramos un lavavajillas… habla con el administrador ¿Quién tendría la función de meter y sacar los vasos del lavavajillas? ¿Está eso previsto en la Relación de Puestos de Trabajo?, pregunté. No, me respondió, pero ya lo haríamos. No me convence, le dije. Y si pedimos un lavavajillas y luego no se usa porque nadie tiene esa función ¿Y el personal de limpieza? Pregunté. El personal de limpieza es personal externo. Es una contrata. Ah!, entonces la cuestión es incluir en el pliego de condiciones de contratación que el servicio de limpieza se ocupe de la limpieza de los vasos. Buena idea, me respondió. Pero vas a tener que hablar con el Rector. Está de campaña. Dile que lo incluya en su programa. Y lo voy a hacer.

Pero digo yo, ¿Qué lecciones podemos extraer de esta pequeña anécdota? Tirando del hilo de qué hace una botella de plástico en un aula y de por qué no hay vasos de cristal en una escuela de arquitectura hemos aprendido que: para dar solución a algo tan sencillo como que en las conferencias y en las aulas de arquitectura haya jarras y vasos de agua de cristal en lugar de botellas y vasos de plástico, hay que preguntar a un agente cultural, que te remite a un directivo, que te remite a una jefa de bedeles, que te remite al rector. Es decir, que un siglo después, El Castillo de Kafka sigue siendo la mejor representación de cómo el pensamiento burocrático domina la vida universitaria. O se cambian las Relaciones de Puestos de Trabajo para asignar a alguien la función de limpiar vasos, sea de forma manual, sea usando el lavavajillas, o es necesario redactar nuevos pliegos de condiciones en las contrataciones de personal externo para que recojan esa función.

También es ilustrativo de que usar una botella de plástico en una sala de conferencias como recurso pedagógico rompe los esquemas de la compartimentación del conocimiento. ¿A qué área de conocimiento corresponde ocuparse de ello? Yo creo que a todas, pero la respuesta correcta, a juzgar por los hechos, es a ninguna. Eso me dijo Alicia, la innovadora profesora que de la Bauhaus que se metió en la máquina del tiempo para darnos lecciones de como innovar con cien años de retraso. Y cuando llegamos a la conclusión de que de un modo u otro, hay una solución para este sencillo problema, la iniciativa del mismo no la va a tomar ni la dirección de la escuela de arquitectura, ni la jefa de bedeles, ni el responsable de administración. La va a tener que tomar un estudiante, o un profesor, o algún miembro del personal de administración y servicios y va a depender de que el rector lo incluya en su programa y luego lo cumpla.

Y ahora vamos más allá. Estamos en una universidad que ha suscrito el compromiso de ser neutra en emisiones de carbono en 2030. Me voy al programa del candidato a rector y no encuentro ninguna mención a cómo piensa hacerlo. Nada indica que el tema esté incluido en los objetivos de docencia, investigación e infraestructuras. Hay algunas vaguedades que podrían apuntar en esa dirección. Pero no hay un plan que haga creíble que podemos esperar que el Campus de la Universidad de Sevilla sea neutro emisiones de CO2 en 2030. Pero aún hay esperanza. Vamos con el ruego. Candidato a Ilustrísimo Señor: ¿tendría a bien incluir en su programa publicado, en alguna de las líneas estratégicas, objetivos y compromisos, qué medidas va a tomar para erradicar las botellas y vasos de plástico del Campus universitario? Voy a estar atento al enlace a su programa para ver si lo actualiza y le agradeceré públicamente si atiende este sencillo ruego.

2013-2014: ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos?

DSC02792

Según el discurso prefabricado del presidente del gobierno, Mariano Rajoy, 2012 fue el año del ajuste, 2013 el de las reformas y 2014 será el de la recuperación de la confianza. Este discurso se sustenta en lecturas sesgadas de algunos indicadores mocroeconómicos que dan señales supuestamente favorables ignorando otros fundamentales que no lo son. Han crecido las exportaciones de nuestra economía aunque con altibajos. La destrucción de empleo durante el periodo de gobierno popular que ha incrementado el paro en más de un millón trescientos mil empleos, parece que se ha desacelerado en el último trimestre. La inversión internacional de fondos de inversión en nuestro país crece, lo cuál, según se mire, es más una amenaza que una buena noticia.

Me surgen dos preguntas que seguramente le surjan a muchos ¿Qué tiene que ver el diagnóstico del gobierno con la realidad que vivimos? ¿Qué horizonte de esperanza nos anuncia el gobierno? Una vez respondidas a estas preguntas, me gustaría plantear otro horizonte posible que me parece mucho más deseable. Leer más de esta entrada

#más para educación, hacia una universidad del bien común

Estudiantes de Levantamiento y Análisis de Edificios colaborando en la rehabilitación integral de Alcosa

La universidad vive inmersa en un proceso de cambio impulsado por la creación del Espacio Europeo de Educación Superior. El objetivo principal de este proceso es hacer que la Universidad contribuya a hacer de Europa el Espacio Económico más competitivo del mundo. Se quiere hacer de la Universidad un pilar de la Europa del Conocimiento. Y la Sociedad del Conocimiento se interpreta fundamentalmente en clave económica mercantilista. En la sociedad postindustrial, la principal fuente de ventaja económica está en la construcción de conocimiento a partir de la información. En ese marco es perfectamente comprensible que se piense, desde las instancias de gobierno europeo, que la Universidad debe jugar un papel mucho más ligado a la actividad productiva. Se habla de la necesidad de potenciar la relación Universidad Sociedad a través de la Transferencia del conocimiento generado en la misma. Y cuando se habla de esa relación y esa transferencia, se hace fundamentalmente pensando en el mercado y sus principales agentes, las empresas. Así pues, la Universidad está fortaleciendo y apostando por una nueva función, la Transferencia, y dotándose de mediaciones para ello: Oficinas de Transferencia, Fundaciones Universidad-Empresa, Empresas de Base Tecnológica, etc. Con esta perspectiva, en el contexto de crisis económica actual se acentúan las presiones sobre la universidad para que se comprometa en el proceso de mejora de la productividad y la competitividad aportando conocimiento útil a las empresas y profesionales altamente cualificados para incorporarse a las mismas.

Ahora bien, el proceso de transición de la Sociedad Industrial a la Sociedad del Conocimiento no tiene connotaciones exclusivamente, ni principalmente, económicas. La sociedad industrial ha generado, junto con un fabuloso desarrollo material, problemas inéditos que llevan el paradigma de desarrollo a enfrentarse a situaciones de crisis ambientales y sociales sin precedentes en la historia de la Humanidad, lo cual crea un contexto de incertidumbre, de miedo y de tensiones sociales crecientes. La actividad económica de la sociedad industrial ha ignorado los límites materiales que impone nuestro planeta con el consecuente problema de gestión de unos recursos escasos. Leer más de esta entrada

Dibujar y transformar la ciudad

Dibujo de César Umbell

Dibujo de César Umbell

Escribo para responder a las preguntas que me vengo haciendo desde hace años como profesor de dibujo de arquitectura. ¿Qué se transforma al dibujar? ¿Qué capacidad de transformación tiene el dibujo de arquitectura?

Lo primero que se transforma al dibujar es la mirada del que ve la ciudad aprendiendo a dibujar (la). Lo que el profesor elige como motivo de dibujo pone en valor una parte de la ciudad. Es una elección condicionada por su visión del mundo en general y su visión de la arquitectura en particular. Las preguntas sobre para qué dibujar y cómo dibujar no son preguntas neutrales. Remiten a finalidades y su respuesta depende de opciones éticas e ideológicas.

En la medida en que usamos el dibujo y otras formas de visualización para producir arquitectura, la reflexión sobre el dibujo es inseparable de la reflexión sobre la arquitectura. Las formas de representación condicionan las formas de comprensión y transformación de la realidad. Y de forma recíproca, las intenciones con las que nos acercamos a la comprensión y transformación de la arquitectura, demandan formas apropiadas de visualización.

Las arquitecturas post-Guggenheim, que colonizan territorios, publicaciones y las producciones escolares, están muy estrechamente vinculadas al empleo de medios de visualización escultóricos, ya sean analógicos o digitales. Lo que puede visualizarse puede construirse, mediante la combinación CAD-CAM, y parece imponerse como inevitable. Las Setas de la Encarnacion son el producto de un render que sedujo a un tribunal que quería dar al alcalde lo que él pedía: una imagen que rompiera moldes… y presupuestos, y lógicas constructivas, y que subviertiera el orden de prioridades. Las “Setas” se volvieron inevitables y hoy en lugar de la plaza y el mercado que necesitábamos tenemos una deuda gigantesca provocada por un decorado de cartón piedra espectacular, que da sombra a la cubierta de una galería comercial cutre.  Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: