Aznalcollar o el cambio de modelo productivo siempre aplazado

4763825

En 1998 la rotura de la presa de la balsa de la mina de Aznalcollar provocó el mayor desastre ecológico vivido en Andalucía en décadas. El parlamento acaba de aprobar, por unamimidad, sacar a concurso internacional la reapertura de la mina. Con ello ha creado las condiciones objetivas para que del “Nunca Más” pasemos a “Puede Volver a Pasar”. Los científicos del CSIC ya habían advertido, antes de la rotura de la presa, la existencia de significativos niveles de metales pesados en el cauce del Guadiamar (procedentes de las explotaciones mineras), y habían advertido del riesgo que suponía para el Parque Nacional de Doñana la existencia de una balsa de residuos, de tales dimensiones, en la cabecera del cauce que regaba las marismas del Guadalquivir. ¿Qué ha cambiado desde que hicieran sus informes? Que ocurrió lo que anunciaban, sin que la administración pública andaluza hubiera tomado ninguna medida de precaución. ¿Para qué queremos la información si no la usamos? Se nos llena la boca apostando por la sociedad del conocimiento pero cuándo entra en contradicción el conocimiento científico c0n el modelo de desarrollo, en lugar de cuestionar el modelo de desarrollo, hacemos oídos sordos al conocimiento. Y lo peor es que habiendo sido advertido y habiendo ocurrido, la Junta de Andalucía vuelve a crear las bases para que volvamos a estar en riesgo porque volverá a haber una balsa de residuos tóxicos en la cabecera del Guadiamar.  Leer más de esta entrada

Anuncios

Necesitamos una respuesta política a la altura de la situación

equo de boca en boca-v2
Creo que es urgente que Equo abra un debate sobre cómo dar una respuesta, cooperativa con otras fuerzas políticas y sociales, acorde con la gravedad de la crisis política y económica de nuestra sociedad. Aplaudo que hayamos pedido públicamente la dimisión del gobierno pero hay que dar pasos para que esta petición tome peso. Es tiempo de audacia política. Siendo audaces tendremos una oportunidad de provocar y protagonizar los cambios sistémicos que deseamos, que necesitamos y por los que luchamos.  Leer más de esta entrada

hacia la construcción de una mayoría social que cambie el rumbo

Mesa redonda sobre unidad de la izquierda. Congreso de Izquierda Abierta en Andalucía

Mesa redonda sobre unidad de la izquierda. Congreso de Izquierda Abierta en Andalucía

El pasado sábado 26 de enero se celebró en Granada el Congreso Constituyente de Izquierda Abierta. El proyecto se presentó con la finalidad de servir de catalizador de la izquierda social, política y de los movimientos sociales, con objeto de plantear una alternativa a las políticas neoliberales y para cambiar la forma de hacer política. Ambas cuestiones van indisolublemente unidas y son necesarias iniciativas de este tipo que contribuyan a ello. Por eso, en nombre de Equo Andalucía dí la bienvenida al nacimiento de este nuevo partido, con el que compartimos muchos objetivos políticos . En Equo Andalucía compartimos la idea de la necesidad de cooperar con otras fuerzas políticas y sociales para frenar el ataque del capitalismo financiero y multinacional a los derechos económicos, políticos y sociales de la ciudadanía. Y compartimos la idea de que para que ello sea posible el reto es crear espacios de encuentro con los movimientos sociales y crear nuevas formas de cooperación entre partidos políticos y movimientos sociales. Tras el debate al que he asistido en este congreso y tras el debate que mantuvimos en el congreso de Equo Andalucía cada vez voy viendo más claro cual puede ser la hoja de ruta y el camino a seguir. Leer más de esta entrada

resistir construyendo alternativas

ideas fuerza equo andalucía

El congreso de Equo Andalucía ha servido para tomarle el pulso a la grave situación andaluza, para construir una estrategia de acción de forma participativa y para definir el modelo de organización política que queremos. Del diagnóstico participativo extraemos dos ideas fuerza.

La primera de ellas es que nos encontramos ante una agresión desde el capitalismo neoliberal a todo lo público y a nuestros derechos económicos y sociales. La crisis está siendo aprovechada por el capitalismo como oportunidad para imponer las políticas de ajustes y privatizaciones, en Europa, que lleva tres décadas imponiendo a los países periféricos y que no hubieran sido aceptadas de otro modo en los países centrales. Ha sido precisa una grave crisis económica y financiera para profundizar en estas políticas hasta límites que no hubieran sido social ni políticamente admisibles de otro modo. Y del aprendizaje del efecto de esas políticas en aquellos países en los que se ha aplicado se obtiene la conclusión de que sólo producen beneficios al capitalismo global a costa de un gran sacrificio social. Artífices de estas políticas en Europa, España y Andalucía son todos aquellos gobiernos que privatizan lo público y recortan derechos económicos, sociales y políticos, sin distinción de ideología de partida. Europa construyó desde la estrategia de Lisboa hasta el proyecto de constitución europea un consenso entre los gobernantes de todo color en torno a las políticas que están aplicando y que tienen su origen en la década de los ochenta, con las primeras oleadas  privatizadoras  y “liberalizadoras” de los servicios públicos. Como resultado de las mismas se han creado oligopolios en sectores estratégicos como el de la energía que ahora condicionan las políticas públicas en su beneficio. Frente a esta agresión planificada  tenemos que hacer frente a ello de forma cooperativa todas las fuerzas políticas y las organizaciones sociales que nos oponemos a ellas. Aquí el reto es ir sumando a la resistencia activa a esa mayoría social que es víctima de estas agresiones pero que por acción u omisión contribuye a sostenerlas. El poder tiene resortes de creación de opinión que les permite crear el discurso que conviene para aplicar sus políticas. Así, las víctimas de la crisis han pasado a ser percibidas como las causantes de la misma, mientras sus verdaderos causantes y principales beneficiarios son ocultados. Es preciso romper la lógica de ese discurso que culpabiliza a los parados, los desahuciados y la sociedad en general por haber vivido por encima de sus posibilidades y generar, en consecuencia, esta crisis. Es condición necesaria para crear una mayoría social suficiente como para detener y cambiar estas políticas. Y todas aquellas organizaciones que compartimos esta visión tenemos la responsabilidad de cooperar para hacerlo posible. Equo está trabajando y seguirá haciéndolo en esa dirección en Andalucía.

La segunda idea fuerza es que nos encontramos ante una crisis que no es sólo económica sino sistémica, estamos ante una crisis civilizatoria. Leer más de esta entrada

El PP no ha aprendido nada de la crisis. En Equo proponemos otra vía para Andalucía

Las declaraciones del candidato del PP a la presidencia de la Junta de Andalucía, Javier Arenas, en las que se ríe de la milonga de la economía sostenible y propugna relanzar el proceso inmobiliario en el litoral andaluz, ponen de manifiesto que ni él ni su partido han aprendido nada de una crisis cuyos cimientos pusieron ellos justamente con la política que ahora quieren volver a aplicar. El cambio en la Ley de Costas anunciado por el ministro Cañavate junto con la derogación de la ley del suelo y del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía son las herramientas con las que el PP propone volver a transitar el camino que ya emprendimos y que nos ha dejado un paisaje de paro y destrucción de recursos paisajísticos y naturales desolador. Tenemos las tasas de paro que tenemos por haberlo apostado todo al boom inmobiliario, aupándonos en una burbuja que en su estallido barrió el sector de la construcción y dejó a cientos de miles de andaluces en el paro. Cuando nuestro litoral está sembrado de urbanizaciones sin terminar de edificar, de carteles de NO SE VENDE y los precios de la vivienda siguen cayendo, ¿cómo no se dan cuenta de que no necesitamos más viviendas ni más urbanizaciones? En Andalucía tenemos seiscientas mil viviendas vacías al tiempo que la vivienda sigue siendo un bien inaccesible para la mayoría de los andaluces que la necesitan para vivir. Esto es un problema derivado de una mala política de vivienda y ordenación del territorio de la Junta de Andalucía así como de una fé ciega en la capacidad de autorregulación del mercado inmobiliario y financiero. Corresponde a la administración pública establecer un marco regulatorio que impida estos excesos vía planeamiento y políticas activas de vivienda que la hagan accesible a los ciudadanos.

Para ello tenemos que cambiar nuestra forma de pensar y actuar. No necesitamos que nuestras ciudades y pueblos crezcan más, no necesitamos más urbanizaciones. Vamos a tardar muchos años en digerir todo lo que hemos urbanizado y construido de más. Lo que tenemos que hacer es apostar por la política de vivienda en alquiler, a precio social, poniendo en uso los cientos de miles de viviendas vacías, y revisar y replantear todo el planeamiento urbanístico aprobado que prevé la multiplicación por dos de la superficie urbana actual. Tenemos que proteger todos los suelos de interés agrícola, ganadero, forestal y paisajístico que hoy están calificados como urbanizables. Y en paralelo tenemos que apostar por impulsar la agricultura ecológica y de proximidad creando mercados dónde los agricultores puedan vender directamente sus productos a los consumidores, tal y como ha hecho Londres, para garantizar nuestra seguridad y soberanía alimentaria y crear miles de empleos en suelos que hoy están ociosos.

Vamos a recuperar el sector de la construcción impulsando la rehabilitación con criterios de ahorro energético de todos nuestros edificios e impulsando actuaciones que conviertan nuestros barrios envejecidos en renovados ecobarrios. Y vamos a marcarnos el objetivo de autosuficiencia energética basada en las renovables, siguiendo las directrices que marca tanto la Agencia Internacional de la Energía como la propia Unión Europea. Tenemos el sol y el viento, tenemos la tecnología y podemos mejorarla mediante la colaboración entre nuestras universidades y empresas.

Vamos a impulsar una política de movilidad sostenible en todas nuestras ciudades, apostando por las redes de carril bici y el transporte metropolitano rápido de superficie, mucho más económico y eficiente que los costos metros subterráneos que la Junta está impulsando.

La fuerza de Equo está en su forma de pensar, en sus ideas, en su capacidad de entender que el futuro lo vamos a construir recuperando nuestra sabiduría popular andaluza e incorporándole lo que hemos aprendido de utilidad para nuestro futuro. Para cambiar de vía, vamos a pedir el apoyo masivo de los andaluces a nuestras candidaturas. No estamos condenados a seguir en el círculo vicioso en el que nos han metido PP y PSOE. Rómpamoslo. Hemos creado Equo Andalucía para eso.

A %d blogueros les gusta esto: